Marzo, Santoral

Mártir Eutropio de Amasea y con él, los mártires Cleónico y Basilisco

3 de Marzo

Los hermanos Eutropio y Cleónico, y Basilisco el sobrino del Gran Mártir Teodoro el Recluta (17 de febrero), fueron compañeros militares. Después de la muerte mártir de San Teodoro, terminaron en prisión y por su predicación llevaron a muchos de los paganos a la fe cristiana.
Fueron golpeados sin piedad, por lo que sus cuerpos quedaron completamente magullados. Mientras lo torturaban, San Eutropio rezó en voz alta al Salvador: “Concédenos, oh Señor, soportar estas heridas por el bien de la corona del martirio, y ayúdanos, como ayudaste a tu siervo Teodoro”. El Señor mismo se apareció a los mártires con sus ángeles y el santo gran mártir Teodoro el recluta, diciéndoles: “He aquí, el Salvador ha venido a ayudarte para que conozcas la vida eterna”.
Al día siguiente llevaron a los mártires a un templo pagano, para obligarlos a ofrecer sacrificios. Eutropio suplicó al Salvador: “Señor, quédate con nosotros y destruye la furia de los paganos. Concédele que en este lugar se te ofrezca el sacrificio incruento de los cristianos, el verdadero Dios ”. Tan pronto como se pronunciaron estas últimas palabras, comenzó un terremoto. Las paredes del templo se derrumbaron, y la estatua de la diosa Artemisa se hizo pedazos. Todos huyeron del templo para evitar ser aplastados entre los escombros. En el ruido del terremoto se escuchó una voz desde lo alto: “Tu oración ha sido escuchada, y en este lugar se construirá una casa de oración cristiana”. Cuando terminó el terremoto, el gobernador Asclepiodotus, apenas recuperado de su susto, dio la orden de clavar grandes estacas de madera en el suelo, atar a los mártires y verter alquitrán hirviendo sobre ellos. Los santos comenzaron a rezarle a Dios, y Eutropio gritó dirigiéndose a los torturadores: “¡Que el Señor convierta tu acción contra ti!” El alquitrán comenzó a fluir junto a los cuerpos de los mártires, como agua sobre mármol, abrasando a los torturadores. Los que lo vieron huyeron aterrorizados, pero el gobernador, en su amargura, ordenó rastrillar sus cuerpos con ganchos de hierro y picar sus heridas con mostaza mezclada con sal y vinagre. Los santos soportaron estos tormentos con notable firmeza.

La noche antes de su ejecución, los santos dedicaron su tiempo a la oración, y nuevamente el Señor se les apareció y los fortaleció. En la mañana del 3 de marzo, los santos Eutropio y Cleónico fueron crucificados, pero Basilisco fue dejado en prisión, con la esperanza de que con el tiempo pudiera cambiar de opinión y sacrificase a los ídolos. Finalmente fue decapitado el 22 de mayo en que también se celebra su memoria.
Tropario, tono 4
Tus mártires, oh Señor Dios nuestro, por sus luchas recibieron de ti la corona incorruptible, porque, habiendo conseguido tu fuerza, derribaron a los tiranos y destruyeron la presunción impotente de los demonios. Por sus oraciones, oh Cristo Dios, salva nuestras almas.

Ya que el divino Eutropio y Basilisco y el famoso Cleónico estaban unidos en la unidad de la fe, rompieron en pedazos las órdenes del enemigo cuando lucharon valientemente por el Señor.

About the Author