San Germán de Alaska, iluminador de los Aleutas / Santos mártires Eustracio, Auxencio, Eugenio, Mardario, Oreste de Sebaste / Santa Virgen Mártir Lucía de Siracusa

Diciembre, Santoral

San Germán de Alaska, iluminador de los Aleutas

13 de Diciembre

 

Nació en Serpujov en la diócesis de Moscú por el año de 1756 y a la edad de 16 años comenzó con su vida monástica en la Gran Lavra de la Santísima Trinidad-San Sergio cerca de San Petersburgo. Cuando estaba en la lavra desarrollo una muy fuerte infección en el lado derecho de su garganta que lo puso a punto de la muerte. Pero después de una oración ferviente frente al Icono de la Santísima Madre de Dios cayó en un profundo sueño, y soñó que era sanado por la Virgen. Al levantarse, se dio cuenta de que se había recuperado totalmente. Permaneció en la Lavra por cinco años más, y después se trasladó al Monasterio de Valaam.
Durante su estancia en Valaam, el Monasterio era visitado por Gregory Shelikov, cabeza de la Compañía de Comercio Golikov-Shelikov, quien solicitó monjes para trabajar en el nuevo campo misionero en Alaska. Y en 1793, el Padre Germán con algunos monjes más, fue enviado por el Santo Sínodo de Rusia al campo misionero de Alaska, arribando a la Isla Kodiak el 24 de septiembre de 1794. Desde la Isla Kodiak, los Monjes comenzaron su esfuerzo para convertir y educar a los nativos del lugar. Y varios miles de los habitantes de Alaska se convirtieron a la Ortodoxia, pero la misión no tenía el éxito esperado. El Archimandrita Joasaph, que era la cabeza de la misión, fue consagrado Obispo, pero murió con otros dos cuando su barco que estaba de regreso a Alaska se hundió, y el Padre Germán, que desde un principio se había distinguido por su humildad, compasión por los nativos y sus habilidades administrativas se convirtió en la cabeza interina de la misión.
Después de una difícil relación con la Compañía de Comercio Ruso-Americana, quienes controlaban la colonia de Alaska, entre los años de 1808 y 1818 el Padre Germán salió de Kodiak y fue a la Isla Spruce, a la que él llamo Nuevo Valaam. Él estuvo el resto de su vida en esta isla, donde el cuidaba huérfanos, fundo una escuela y continuo su trabajo misionero. Construyó una pequeña capilla, una escuela y una casa de huéspedes, y la comida para él y los huérfanos era producida por su pequeña huerta. Llevando muy poco consigo mismo, El Padre Germán vestía la ropa más vieja y humilde que uno se podría imaginar bajo su sotana, y comía muy poco. En su tiempo libre era devoto de orar y cantar el servicio que él podía hacer al ser solamente Monje. Su vida era la de un asceta y era en muchas formas similar a la de los primeros Monjes del desierto en Egipto. Cuando le preguntaban si siempre estaba solitario, el Padre Germán respondía, “No, yo no estoy solo ahí ¡Dios está ahí!, porque Dios está en todas partes. Los Santos Ángeles están ahí. ¿Con quién es mejor hablar, con gente o con Ángeles? Seguramente con Ángeles”.
Como verdadero Padre Espiritual él podía ver dentro de los corazones de sus hijos espirituales y los ayudaba. Los nativos reconocían la santidad del Venerable Padre Germán y acudían a él por ayuda y consejo, viendo en él un intercesor ante Dios. Una vez había un gran maremoto amenazando la isla y la gente fue con el Padre Germán para pedirle ayuda. Entonces tomó un Icono de la Madre Dios, lo puso en la playa y dijo: “no tengan miedo. El agua no subirá al nivel donde está este Santo Icono”; y tal y como dijo el agua no sobrepaso ese nivel.
Antes de su muerte, el Padre Germán dijo a la gente que cuando el muriera no habría sacerdote en el área y ellos tendría que enterrarlo. También dijo que sería olvidado por treinta años y después sería recordado. El Padre Germán durmió en el Señor el 13 de diciembre de 1837, de la forma que había descrito a su rebaño. Ellos continuaron venerando su memoria, pero para el mundo exterior parecía que lo habían olvidado hasta la primera investigación de su vida en 1867, por el Obispo Pedro de Alaska.
Finalmente, el 9 de agosto de 1970, el Santo Monje fue Glorificado (canonizado) por la Iglesia Ortodoxa en América.

Tropario, tono 4
Bienaventurado asceta de las estepas del norte y clemente intercesor por el mundo entero; maestro de la Fe Ortodoxa, buen instructor de piedad; adorno de Alaska y alegría de toda América. Santo Padre German, suplica a Cristo Dios que salve nuestras almas.

Santos mártires Eustracio, Auxencio, Eugenio, Mardario, Oreste de Sebaste

Los cinco mártires eran de la Gran Armenia. Al igual que sus antepasados, adoraban a Cristo en secreto; Durante la persecución de Diocleciano, se presentaron ante las autoridades del Foro, y después de haber sido atormentados de diversas maneras, por Lisio el procónsul, tres de ellos terminaron sus vidas en tormentos. En cuanto a los santos Eustracio y Oreste, sobrevivieron y fueron enviados a Sebaste con Agricolao, que gobernó todo el Este; Por su orden, estos santos recibieron su fin como mártires por fuego en el 296. San Auxencio era sacerdote y San Eustracio fue un hombre educado y orador; Era el principal de los dignatarios de Lisio y el archivero de la provincia.

Tropario, tono 4
Tus mártires, oh Señor Dios nuestro, por sus luchas recibieron de Ti la corona incorruptible, porque, habiendo conseguido tu fuerza, derribaron a los tiranos y destruyeron la presunción impotente de los demonios. Por sus oraciones, oh Cristo Dios, salva nuestras almas.

Santa Virgen Mártir Lucía de Siracusa

Santa Lucia cuyos padres eran nobles y ricos, había nacido en Siracusa de Sicilia. La niña fue educada en la fe cristiana. Perdió a su padre durante la infancia y se consagró a Dios siendo muy joven. Sin embargo mantuvo en secreto su voto de virginidad, mientras que su madre Eutiquia la exhortaba a contraer matrimonio con un joven pagano.
Lucia persuadió a su madre de que fuese a Catania a orar ante la tumba de Santa Ágata para obtener la curación de unas hemorragias. Ella misma acompaño a su madre y Dios escuchó sus oraciones. Entonces, la santa dijo a su madre que deseaba consagrarse a Dios y repartir su fortuna entre los pobres. Llena de gratitud a Dios Eutiquia le dio permiso de hacer lo que quisiese. El pretendiente de Lucía se indignó profundamente y delató a la joven como cristiana ante el gobernador. La persecución de Diocleciano estaba entonces en todo su furor. Como Lucía no cedía, el gobernador la condenó a perder la virginidad en una casa de prostitución; pero Dios impidió que los guardias pudiesen mover a la joven del sitio en que se hallaba. Entonces, los guardias trataron de quemarla en la hoguera, pero también fracasaron. Finalmente, la decapitaron.

Tropario, tono 3
Exaltamos con ferviente amor tu más ilustre batalla, y te alabamos y honramos como una casta y´virgen vencedora; porque buscando la belleza de Cristo y nada más, aborreciste todas las cosas corruptibles oh sabia Lucía. Por lo tanto, cuando fuiste decapitada, fuiste adornada con una corona incorruptible.

 

San Espiridión el Milagroso, obispo de Trimitunte

Diciembre, Santoral

San Espiridión el Milagroso, obispo de Trimitunte

12 de Diciembre

La isla de Chipre fue tanto el lugar de nacimiento de este famoso santo como el lugar donde pasó su vida en servicio a la Iglesia. Venía de una simple familia de agricultores, y permaneció simple y humilde hasta el final de su vida. Se casó joven y tuvo hijos, pero al morir su esposa, se dedicó completamente al servicio de Dios. A causa de su fervor, fue escogido como obispo de Trimitunte, y aun siendo obispo no cambió su simple estilo de vida, sino que continuó cuidando su ganado y arando la tierra él mismo. Consumía muy pocos de sus productos, y daba la mayor parte de estos a los pobres. Obró grandes milagros por el poder de Dios, haciendo que lloviera durante una sequía, levantando a muchos muertos, sanando al emperador Constancio de una grave enfermedad, viendo y oyendo ángeles, previendo eventos futuros, y escrutando los secretos del corazón humano. Convirtió a muchos a la verdadera Fe e hizo muchas otras cosas. Estuvo presente en el Primer Concilio Ecuménico celebrado en Nicea en el 325 d. C., y mediante sus claras y sencillas, además de sus convincentes milagros, trajo a muchos herejes de regreso a la Ortodoxia. Vestía tan simplemente que cierta vez, habiendo sido invitado por el Emperador a su corte, un soldado le confundió con un mendigo y le pegó un golpe. El manso y sencillo Espiridión volvió la otra mejilla.
Glorificó a Dios con muchos milagros, y fue de gran ayuda tanto a individuos como a toda la Iglesia de Dios. Entró a su descanso en el Señor en el 348 d. C., y sus reliquias, que obran maravillas, reposan en la isla de Corfú, donde continúan glorificando a Dios con muchos milagros.
Tropario, tono 1
Te has manifestado cual defensor del Primer Concilio, y obrador de los milagros, oh Espiridión, nuestro padre lleno de Dios; hablaste con la difunta en el sepulcro, transformaste en oro la serpiente, y cuando oficiabas, tuviste a los ángeles por concelebrantes, oh Santísimo: ¡Gloria a Cristo que te ha glorificado! ¡Gloria al que te ha coronado! ¡Gloria a Él, Quien a través de ti ha brindado curación a todos!

San Daniel el Estilita de Constantinopla

Diciembre, Santoral

San Daniel el Estilita de Constantinopla

11 de Diciembre

Este santo era del pueblo de Marutha en la región de Samosata en Mesopotamia. Se convirtió en monje a los doce años. Después de visitar a San Simeón el Estilita (1 de septiembre) y recibir su bendición, se decidió con entusiasmo a seguir su maravillosa forma de vida. A la edad de cuarenta y dos años, guiado por la providencia, llegó a Anaplus en los alrededores de Constantinopla, en los días del santo Patriarca Anatolio (3 de julio), quien también fue sanado por San Daniel de una enfermedad muy grave y que buscó vivir cerca de él.
Al llegar a Anaplus, San Daniel primero vivió en la iglesia del Arcángel Miguel, pero después de unos nueve años, San Simeón el Estilita se le apareció en una visión, ordenándole imitar su propia lucha ascética sobre un pilar. Los treinta y tres años restantes de su vida estuvo de pie durante períodos variables en tres pilares, uno tras otro. Permaneció inmóvil en todo clima, y una vez incluso sus discípulos lo encontraron cubierto de hielo después de una tormenta invernal. Fue consejero de emperadores; el piadoso emperador Leo el Grande lo amaba fervientemente y trajo a sus invitados reales a su encuentro. Fue por palabra de San Daniel que las reliquias santas de San Simeón el Estilita fueron llevadas a Constantinopla desde Antioquía, y fue en sus días que el Emperador Leo hizo que las reliquias de los Tres Santos Jóveness fueran traídas de Babilonia. San Daniel también defendió a la Iglesia contra el error de los eutiquianos.
Después de haber vivido los reinados de los emperadores Leo, Zenón y Basilisco, reposó en 490, a la edad de ochenta y cuatro años.

Tropario, tono 1
Te convertiste en un pilar de paciencia y emulaste a los antepasados, oh justo: a Job en sus sufrimientos, a José en las tentaciones, y la vida de los incorpóreos, aunque permanecías en el cuerpo. Oh Daniel el Estilita, nuestro justo Padre, intercede ante Cristo Dios para que salve nuestras almas.

Santos Mártires Menas el Melodioso, Hermógenes y Eugrafo de Alejandría

Diciembre, Santoral

Santos Mártires Menas el Melodioso, Hermógenes y Eugrafo de Alejandría

10 de Diciembre


San Menas era de Atenas y de familia idolatra, luego de haberse instruido con mucho esmero, creía que adorar a muchos dioses era una mentira y un error, ni estudiando a los filósofos pudo encontrar algo verdadero en los paganos, así que inició el estudio de los libros cristianos.
Comenzó con el Evangelio donde encontró lo que lo llenaba espiritualmente de luz y verdad, tomo así la decisión de bautizarse cristiano; más tarde el Rey Maximino (311-313) sin saber que era cristiano lo nombro gobernador de Alejandría.
Al comenzar las persecuciones ordenada por el rey en la ciudad, él Santo no sólo se negó a ejecutar la orden, sino que se dedicó a organizar la iglesia. Entonces Maximino envió al ateniense Hermógenes a remplazar a Menas en la gobernación
Hermógenes observó al pie de la letra la ley, así fue que capturó al Santo y lo torturó duramente y lo encerró en prisión, para que muriera allí por sus graves heridas. Transcurrido un tiempo el nuevo gobernador ordenó que le informasen si había muerto Menas en la cárcel, pero no solo no había muerto, sino que sus heridas habían sanado, viendo esto Hermógenes le preguntó al Santo como se habían sanado sus heridas y Menas le respondió: al encontrarme tirado en el piso comencé a rezar “Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno; porque tú estarás conmigo” (Salmo 23:4). Esta respuesta fue tan iluminadora para Hermógenes que se convirtió al cristianismo.
Enterado de esto Maximino, ordenó decapitarlos junto a Eugrafo, entregando así estos santos Mártires su espíritu al creador.

Tropario, plagal del tono 4
Habiendo muerto a través de su abstinencia, y luchando contra la ardiente rabia y los feroces movimientos de las pasiones, los acérrimos Mártires de Cristo Dios, se aferraron a la gracias de ahuyentar los dolores y males de los enfermos; y obrar maravillas tanto mientras vivían como después de la muerte. ¡Cierto es el milagro! Que estos huesos desnudos viertan tales corrientes desbordantes de curaciones. ¡Gloria a nuestro único Dios!

Concepción de santa Ana, madre de la Madre de Dios

Diciembre, Santoral

Concepción de santa Ana, madre de la Madre de Dios

9 de Diciembre

Según la antigua tradición de la Iglesia, los padres de la Madre de Dios fueron Joaquín, descendiente del linaje real de David, de la tribu de Judá; y Ana de la tribu de Leví, hija del sacerdote Matán y de María su esposa.

Ambos, aunque eran justos, permanecieron sin hijos hasta la vejez, ya que Santa Ana era estéril. Ella y su esposo Joaquín. Por lo tanto, tristes, rogaron a Dios con la promesa de que, si Él les concedía el fruto del vientre, le ofrecerían su descendencia como una ofrenda. Y Dios, escuchando su súplica, les informó a través de un ángel sobre el nacimiento de la Virgen.

Y así, según la promesa de Dios, Ana concibió de acuerdo con las leyes de la naturaleza, y fue considerada digna de convertirse en la madre de la Madre de Dios.

 

Tropario tono 4

Contra toda esperanza, los lazos de esterilidad se desatan hoy. Porque Dios ha escuchado claramente a Joaquín y Ana, prometiéndoles que tendrían una doncella piadosa. Y Él que ordenó al ángel que le exclamara: “Alégrate, Llena de gracia, el Señor está contigo”, el Infinito Mismo, nacerá de Ella haciéndose hombre.

 

San Patapio de Tebas

Diciembre, Santoral

San Patapio de Tebas

8 de Diciembre

El Santo nació en Egipto y desde muy niño tenía “Espíritu de amor y templanza” (2ª Timoteo 1:7) este espíritu, quedo más en evidencia cuando creció.

Después de repartir toda su herencia entre los pobres, se retiró al desierto abandonado todo. Allí pasaba su tiempo rezando y estudiando. A cada persona cansada que pasaba por su morada le ofrecía hospitalidad y descanso para poder luego continuar su camino, pero también aprovechaba la ocasión para encaminar algunas almas con consejos espirituales importantes, para la salvación de las mismas.

Así la fama de Patapio se extendió rápidamente y muchos iban en busca de él, para poder escuchar de su boca las enseñanzas del Evangelio; luego de un tiempo el Santo se trasladó a Constantinopla queriendo pasar desapercibido. Patapio encontró en Blajernes un lugar muy tranquilo donde se quedó, pero luego de un tiempo San Patapio por su vida santa y humilde también fue muy conocido aquí.

Este gran ermitaño murió mientras oraba a Dios y sanaba a los enfermos.

 

Tropario, tono 4

En ti fue conservada la imagen de Dios fielmente, oh Padre pues tomando la cruz seguiste a Cristo; y practicando, enseñaste a despreocuparse de la carne, que es efímera, y a cuidar, en cambio, el alma inmortal. Por eso hoy tu espíritu se regocija Venerable Petapio junto con los ángeles.

San Ambrosio, obispo de Milán

Diciembre, Santoral

San Ambrosio, obispo de Milán

7 de Diciembre

Este gran Padre de la Iglesia era de linaje eminente. Su padre era el gobernador imperial de la Galia y España, y pagano, mientras que su madre era cristiana.

Al morir su padre, el Emperador le hizo gobernador de Ligorio, de la cual provincia Milán era la ciudad principal. Cuando murió el obispo de Milán, hubo gran discordia entre los cristianos ortodoxos y los herejes arrianos acerca de la elección de un nuevo obispo. Ambrosio fue a la Iglesia a guardar el orden, pues esta era su responsabilidad. Entonces, un infante que estaba en brazos de su madre exclamó: «¡Ambrosio obispo!». Todo el pueblo tomó esto como la voz de Dios, y eligieron unánimemente a Ambrosio como su obispo, aunque esto se hizo en contra de su voluntad. Ambrosio fue bautizado, promovido a través de todas las órdenes necesarias, y fue consagrado obispo. En esta capacidad fortaleció la fe de los ortodoxos, contuvo a los herejes, embelleció las iglesias, propagó la fe entre los paganos, escribió muchos libros instructivos, y fue un ejemplo de un verdadero cristiano y de un verdadero pastor. También compuso el “Te Deum”, el gran himno de acción de gracias. Este famoso jerarca, que era visitado por gente de tierras lejanas a causa de su sabiduría y sus benévolas palabras, era muy austero en su vida personal, y no desconocía el esfuerzo, estando lleno de buenas obras. Dormía poco, trabajaba, y oraba constantemente, ayunando todos los días excepto sábados y domingos. Por esto Dios le concedió ser testigos de muchas de sus maravillas, y también hacer muchas él mismo. Ambrosio descubrió las reliquias de los santos Protasio, Gervasio, Nazario y Celso (cfr. 14). Humilde ante los humildes, no temía a los poderosos. Acusó a la emperatriz Justina de herejía, maldijo a Máximo por tiranía y asesinato, y prohibió al emperador Teodosio entrar a cualquier iglesia hasta que se hubiese arrepentido de su pecado. Rehusó reunirse con el poderoso Eugenio, autoproclamado emperador.

Dios concedió a este hombre, tan grato a sus ojos, tal gracia que podía levantar a los muertos, expulsar demonios de los hombres, sanar a los enfermos de toda dolencia, y ver el futuro. Murió en paz al amanecer de la Pascua, el 4 de

abril del 397.

 

Tropario, tono 4

La verdad de tus obras te ha mostrado a tu rebaño cual regla de fe, icono de mansedumbre y maestro de abstinencia. Así que alcanzaste, por la humildad, alturas; y por la pobreza, riquezas. ¡Oh santo obispo Ambrosio, intercede ante Cristo Dios, para que salve nuestras almas!

 

San Nicolás el Milagroso, obispo de Mira en Licia

Diciembre, Santoral

  1. San Nicolás el Milagroso, obispo de Mira en Licia

  2. 6 de Diciembre

Este santo, afamado a través del mundo entero hoy, era el único hijo de sus padres, los ricos y eminentes Teófanes y Nona, ciudadanos de Pátara en Licia. Dedicaron a Dios el único hijo que Él les dio. San Nicolás fue instruido en la vida espiritual por su tío Nicolás, obispo de Pátara, y se convirtió en un monje en «Nueva Sión», un monasterio fundado por su tío. Tras la muerte de sus padres, Nicolás distribuyó toda su herencia a los pobres, no guardando nada para sí. Como sacerdote en Pátara, era conocido por sus obras caritativas, cumpliendo las palabras del Señor: «No sepa tu izquierda lo que hace tu derecha» (cfr. San Mateo 6:3). Cuando abrazó una vida de soledad y silencio, pensando vivir de esa manera hasta su muerte, una voz en del cielo le dijo: «Nicolás, dedícate a tu trabajo entre el pueblo si deseas recibir una corona de mí». Inmediatamente después de esto, en la providencia maravillosa de Dios, fue elegido como arzobispo de la ciudad de Mira en Licia. Misericordioso, sabio y audaz, Nicolás era un verdadero pastor con su rebaño. Fue encarcelado durante las persecuciones de Diocleciano y de Maximiano, pero aún allí continuaba instruyendo al pueblo en la Ley de Dios. Estuvo presente en el Primer Concilio Ecuménico en Nicea en el 325 d. C., y en su celo le dio una bofetada a Arrio. Por esto, fue removido del Concilio y de sus deberes episcopales, hasta que algunos de los principales jerarcas tuvieron una visión de Nuestro Señor Jesucristo y su Santísima Madre que demostraban su acuerdo con Nicolás.

Compasivo, digno de confianza y amante de lo justo, caminaba entre el pueblo como un ángel de Dios. La gente lo consideraba un santo aún durante su vida, e invocaban su ayuda en tormentos o aflicciones. Él aparecía en sueños y en persona a los que invocaban su ayuda, respondiéndoles rápidamente, aunque estuvieran cerca o lejos. Su rostro resplandecía como el de Moisés en la antigüedad, y su mera presencia entre la gente traía consuelo, paz y buena voluntad. En edad avanzada enfermó brevemente, yendo a su descanso en el Señor tras una vida repleta de trabajos y frutos. Ahora goza de felicidad eterna en el Reino de los Cielos, y continúa ayudando a los fieles en la tierra con sus milagros, y propagando la gloria de Dios. Entró en su descanso el 6 de diciembre del 343 d. C.

 

Tropario, tono 4

La verdad de tus obras te ha mostrado a tu rebaño cual regla de fe, icono de mansedumbre y maestro de abstinencia. Así que alcanzaste, por la humildad, alturas; y por la pobreza, riquezas. ¡Oh santo obispo Nicolás, intercede ante Cristo Dios, para que salve nuestras almas!

 

San Sabas el Santificado

Diciembre, Santoral

San Sabas el Santificado

5 de Diciembre


San Sabas, uno de los más grandes Padres del monasticismo, nació en 439 en Moutalaska, un pequeño pueblo de Capadocia. Entró en la arena de la vida monástica desde la infancia y estuvo bajo la guía del entrenador de monásticos, san Eutimio el Grande, el maestro del desierto.
Se convirtió en el Padre espiritual de muchos monjes e instructor de los monasterios en Palestina, y fue nombrado líder (archimandrita) de los habitantes del desierto de Palestina por el Patriarca de Jerusalén. En su vejez fue a Constantinopla, para presentarse a los emperadores Anastasio y San Justiniano el Grande, en nombre de la fe ortodoxa y los dogmas del Concilio de Calcedonia.
Habiendo vivido noventa y cuatro años, reposó el año 533. El Typicon para los servicios eclesiásticos tuvo su comienzo en el monasterio establecido por este justo padre.

Tropario, tono 8
Con la efusión de tus lágrimas, regaste el desierto estéril; y por los suspiros profundos, tus fatigas dieron frutos cien veces más, volviéndote un astro del universo, brillante con los milagros. ¡Oh nuestro justo padre Sabas el Santificado, suplícale a Cristo Dios que salve nuestras almas!

Santa Gran Mártir Bárbara / San Juan Damasceno

Diciembre, Santoral

Santa Gran Mártir Bárbara Mártir, San Juan Damasceno

4 de Diciembre

Esta famosa seguidora de Cristo estuvo desposada con Él desde temprana edad. Su padre, Dióscoro, era un pagano de la ciudad de Heliópolis en Egipto, y era conocido por su fortuna y su posición. Dióscoro encerró a su única hija, que era inteligente y bella, en una torre alta, la rodeó de todas las comodidades posibles, le dio un ejército de sirvientes, colocó ídolos para adoración, y le construyó un baño con dos ventanas. Mirando a través de las ventanas la tierra y el cielo estrellado, la mente de Bárbara fue abierta por la gracia de Dios, y llegó a conocerle como el único Dios y Creador verdadero, aunque no tenía maestro humano que la trajese al conocimiento de Dios. Una vez, mientras su padre estaba fuera de la ciudad, salió de la torre, y por la providencia de Dios encontró a unos cristianos que le hablaron acerca de la verdadera fe cristiana. El corazón de Bárbara se encendió con amor por Cristo. Hizo que se abriera una tercera ventana en su baño como símbolo de la Santísima Trinidad, y trazó una cruz con su dedo en una de las paredes, la cual se grabó profundamente en la piedra, como si hubiera sido cortada por un cincel. Un manantial de aguas brotó de una huella suya en el piso del baño, que luego trajo sanidad a muchos. Cuando Dióscoro se enteró de la fe de su hija, le golpeó violentamente y la echó de la torre, persiguiéndola para matarla; pero un acantilado se abrió para esconder a Bárbara de su padre. Cuando ella apareció de nuevo, Dióscoro la llevo ante Marciano, el gobernador de la ciudad, quien la entregó para ser torturada. La inocente Bárbara fue desnudada y golpeada hasta que todo su cuerpo estuvo cubierto con heridas sangrientas; pero el Señor mismo se le apareció en la cárcel con muchos ángeles y la sanó. Una cierta mujer llamada Juliana, vio esto y deseó ser martirizada ella misma. Ambas fueron terriblemente torturadas, y luego fueron llevadas alrededor de la ciudad para ser ridiculizadas. Después de esto sus senos fueron cortados y mucha sangre brotó de ellas. Fueron finalmente llevadas al lugar de ejecución, y Juliana murió a manos de soldados, mientras que Bárbara fue asesinada por su propio padre. Ese mismo día, un rayo cayó en la casa de Dióscoro que lo mató a él y a Marciano. Santa Bárbara sufrió en el 306.

Tropario, tono 4
Alabemos a la bienaventurada santa Bárbara, que aniquiló las trampas del enemigo y huyó de ellas, cual un pájaro, por el auxilio del arma de la Cruz.

San Juan Damasceno


Fue primero ministro del califa Abdul-Malek, y luego se hizo monje en el Monasterio de san Sabas el Santificado. Por su ardiente defensa de la veneración de íconos durante el reino del emperador León el Isaurico [en Constantinopla], mientras aún era ministro, fue calumniado por el Emperador ante el Califa, quien hizo que se cortara su mano derecha. Juan se hincó en oración ante el ícono de la Santísima Madre de Dios, y su mano fue unida de nuevo a su brazo y sanada milagrosamente. Viendo esta maravilla, el Califa se arrepintió, pero Juan no quiso permanecer en la corte como noble, sino que decidió retirarse a un monasterio. Allí fue desde el principio un modelo de humildad y obediencia, y de toda obra de ascetismo prescrita para los monjes. Escribió el canon para la salida del alma del cuerpo, compiló el Oktoekhos, el Irmologion, el Menologion, y el Canon Pascual, y escribió muchas obras teológicas de inspirada profundidad.
Un gran monje, himnógrafo y teólogo, y un gran guerrero por la verdad de Cristo, Damasceno es considerado uno de los grandes Padres de la Iglesia. Entró en paz a su descanso a la edad de setenta y cinco años.

Tropario, tono 8
Oh guía de la recta fe, maestro de la devoción y dignidad, astro del universo, belleza de los anacoretas inspirada por Dios, san Juan Damasceno, que has iluminado a todos con tus enseñanzas, oh lira del Espíritu: ¡Intercede ante Cristo Dios, para que salve nuestras almas!