Mártir Conon de Isauria

Marzo, Santoral

Mártir Conon de Isauria

5 de Marzo

El santo Mártir Conon que vivió en los días de los santos Apóstoles era de pueblo llamado Bidane de Isauria en Asia Menor; era hijo de Néstor y Nada, quienes le habían comprometido en matrimonio con una doncella de nombre Ana, pero los dos habían aceptado vivir en virginidad.
Se dice que el santo había sido convertido por una aparición del Arcángel Miguel; y con su testimonio atrajo a muchos idólatras a la fe en Cristo, incluyendo a su padre Néstor que murió como Mártir.
Después de enterrar tanto a su madre como a su esposa, San Conon continuó su servicio a Dios, dedicándose por completo a las obras monásticas, el ayuno y la oración. En sus años de decadencia, el santo asceta fue glorificado con el don de hacer maravillas. En virtud de su predicación y milagros, y además de los muchos paganos convertidos a Cristo, se dice que incluso los espíritus malignos se vieron obligados a servirlo.
Cuando estalló una persecución contra los cristianos en Isauria, uno de los primeros en sufrir fue San Conon. Fue sometido a tormentos feroces por su negativa a ofrecer sacrificios a los ídolos. Cuando la gente de Isauria se enteró de las torturas a las que estaba sometido el santo, salieron con armas para defender al mártir. Asustados por la ira de la gente, los torturadores huyeron y los isauricos encontraron al mártir herido y ensangrentado en el lugar de la tortura.
San Conon deseaba soportar el martirio por el Señor, pero vivió dos años más. Murió en el siglo II y fue enterrado junto a sus padres y esposa.

Tropario, tono 4
Tu mártir, oh Señor Dios nuestro, por sus luchas recibió de ti la corona incorruptible, porque, habiendo conseguido tu fuerza, derribó a los tiranos y destruyó la presunción impotente de los demonios. Por sus oraciones, oh Cristo Dios, salva nuestras almas.

Condaquio, tono 4
A través de la visión angelical que te fue otorgada, fuiste instruido en la Fe de Cristo Jesús y recibiste el poder de hacer milagros. Por lo tanto, sofocaste por completo la presunción de los demonios, y apagaste las llamas del engaño con las inundaciones de tus batallas. Oh justo mártir Conon, ruega a Cristo Dios, que tenga misericordia de todos nosotros, porque es el único Amante de la humanidad

San Gerásimo del Jordán

Marzo, Santoral

San Gerásimo del Jordán

4 de Marzo

Este notable santo primeramente aprendió la vida ascética en Tebas, Egipto, pero luego se mudó al Jordán y allí fundó una comunidad monástica en la que había cerca de setenta monjes. Él mismo estableció en forma especial la regla para su monasterio, según la cual: los monjes pasaban cinco días en sus celdas tejiendo cestas y esteras; no podían nunca encender fuego en sus celdas para calentarse; durante cinco días comían solamente un poco de pan seco y dátiles; los monjes debían dejar sus celdas abiertas de forma tal, que cuando salían, todos pudieran tomar de ellas lo que quisieran; los sábados y domingos estaban reunidos en la iglesia del monasterio, compartían la mesa con verduras y un poco de vino para gloria de Dios. Entonces, cada uno de los monjes llevaba y ponía a los pies del abad aquello que habían realizado en los cinco días pasados.
Cada monje tenía solamente un vestido. San Gerásimo fue el ejemplo para todos. Durante la Gran Cuaresma no comía nada, solamente recibía la Comunión. Una vez vio un león rugiendo de dolor, porque tenía una espina en la pata; Gerásimo hizo la señal de la cruz y quitó la espina de la pata del animal. El león se hizo tan manso con esto, que fue con el anciano al monasterio y se quedó ahí hasta la muerte del mismo; y cuando el anciano murió, el león también sucumbió de dolor por él.
San Gerásimo estuvo en el IV Concilio en Calcedonia, en tiempos de Marciano y Pulquerio; y aunque él primeramente se inclinaba hacia la herejía monofisita de Eutiquio y Dióscoro, disuadido por san Eutimio, terminó siendo en ese Concilio un gran defensor de la Ortodoxia.
Después de su santa vida, san Gerásimo entró en el descanso del Señor en el año 475. Uno de sus discípulos más conocidos es san Cirilo el Solitario.

Tropario, tono 1
Has demostrado ser un ciudadano del desierto, un ángel en la carne y un obrador de maravillas, Oh Gerásimo, nuestro Padre Portador de Dios. Al ayunar, vigilar y orar, obtuviste dones celestiales, y sanas a los enfermos y las almas de los que recurren a ti con fe. Gloria al que te ha dado la fuerza. Gloria al que te ha coronado. Gloria al que hace sanaciones para todos a través de ti.
Condaquio, tono 4
Como una estrella resplandeciente con la luz de las virtudes, hiciste brillar radiantemente el desierto del Jordán con rayos de luz sagrada y celestial, oh justo Padre Gerasimo, Portador de Dios.

Mártir Eutropio de Amasea y con él, los mártires Cleónico y Basilisco

Marzo, Santoral

Mártir Eutropio de Amasea y con él, los mártires Cleónico y Basilisco

3 de Marzo

Los hermanos Eutropio y Cleónico, y Basilisco el sobrino del Gran Mártir Teodoro el Recluta (17 de febrero), fueron compañeros militares. Después de la muerte mártir de San Teodoro, terminaron en prisión y por su predicación llevaron a muchos de los paganos a la fe cristiana.
Fueron golpeados sin piedad, por lo que sus cuerpos quedaron completamente magullados. Mientras lo torturaban, San Eutropio rezó en voz alta al Salvador: “Concédenos, oh Señor, soportar estas heridas por el bien de la corona del martirio, y ayúdanos, como ayudaste a tu siervo Teodoro”. El Señor mismo se apareció a los mártires con sus ángeles y el santo gran mártir Teodoro el recluta, diciéndoles: “He aquí, el Salvador ha venido a ayudarte para que conozcas la vida eterna”.
Al día siguiente llevaron a los mártires a un templo pagano, para obligarlos a ofrecer sacrificios. Eutropio suplicó al Salvador: “Señor, quédate con nosotros y destruye la furia de los paganos. Concédele que en este lugar se te ofrezca el sacrificio incruento de los cristianos, el verdadero Dios ”. Tan pronto como se pronunciaron estas últimas palabras, comenzó un terremoto. Las paredes del templo se derrumbaron, y la estatua de la diosa Artemisa se hizo pedazos. Todos huyeron del templo para evitar ser aplastados entre los escombros. En el ruido del terremoto se escuchó una voz desde lo alto: “Tu oración ha sido escuchada, y en este lugar se construirá una casa de oración cristiana”. Cuando terminó el terremoto, el gobernador Asclepiodotus, apenas recuperado de su susto, dio la orden de clavar grandes estacas de madera en el suelo, atar a los mártires y verter alquitrán hirviendo sobre ellos. Los santos comenzaron a rezarle a Dios, y Eutropio gritó dirigiéndose a los torturadores: “¡Que el Señor convierta tu acción contra ti!” El alquitrán comenzó a fluir junto a los cuerpos de los mártires, como agua sobre mármol, abrasando a los torturadores. Los que lo vieron huyeron aterrorizados, pero el gobernador, en su amargura, ordenó rastrillar sus cuerpos con ganchos de hierro y picar sus heridas con mostaza mezclada con sal y vinagre. Los santos soportaron estos tormentos con notable firmeza.

La noche antes de su ejecución, los santos dedicaron su tiempo a la oración, y nuevamente el Señor se les apareció y los fortaleció. En la mañana del 3 de marzo, los santos Eutropio y Cleónico fueron crucificados, pero Basilisco fue dejado en prisión, con la esperanza de que con el tiempo pudiera cambiar de opinión y sacrificase a los ídolos. Finalmente fue decapitado el 22 de mayo en que también se celebra su memoria.
Tropario, tono 4
Tus mártires, oh Señor Dios nuestro, por sus luchas recibieron de ti la corona incorruptible, porque, habiendo conseguido tu fuerza, derribaron a los tiranos y destruyeron la presunción impotente de los demonios. Por sus oraciones, oh Cristo Dios, salva nuestras almas.

Ya que el divino Eutropio y Basilisco y el famoso Cleónico estaban unidos en la unidad de la fe, rompieron en pedazos las órdenes del enemigo cuando lucharon valientemente por el Señor.

Santo Mártir Hesiquio

Marzo, Santoral

Santo Mártir Hesiquio

2 de marzo

El santo mártir Hesiquio vivió durante el reinado del rey Maximiano en 302. Fue el primero y el líder en el palacio real y el Senado, pues era magistrado.
Cuando Maximiano ordenó que todos los cristianos que eran soldados reales debían ser privados de sus cinturones (que eran un signo de su mérito real) y vivir como civiles y sin honor, muchos cristianos prefirieron vivir sin ningún honor externo debido a esta orden ilegal, que ser honrado y perder su alma.
San Hesiquio también fue contado con estos cristianos. Cuando el rey escuchó esto, ordenó que se despojara al santo de la ropa fina, que solía usar, y que se vistiera con un manto en mal estado sin mangas tejidas de cabello y que fuera deshonrado y despreciado en gran manera, viviendo entre los más pobres de la ciudad.

Cuando esto se llevó a cabo, el rey lo invitó y le preguntó: “¿No estás avergonzado, Hesiquio, de haber perdido el honor y el cargo de magistrado y haber sido degradado a este tipo de vida? ¿No sabes que los cristianos, cuyo estilo de vida preferiste, no tienen poder para devolverte tu gran honor y oficio anterior? ” El santo respondió: “Tu honor, oh rey, es temporal, pero el honor y la gloria que Cristo da es eterno y sin fin”. Debido a estas palabras, el rey se enojó y ordenó a sus hombres que ataran una gran piedra de molino alrededor del cuello del santo y luego lo arrojaran en medio del río Orontes, que se encuentra en Siria. Así, el santo recibió la corona del martirio por el Señor.

Tropario, tono 4
Tu mártir, oh Señor Dios nuestro, por sus luchas recibió de ti la corona incorruptible, porque, habiendo conseguido tu fuerza, derribó a los tiranos y destruyó la presunción impotente de los demonios. Por sus oraciones, oh Cristo Dios, salva nuestras almas.

Condaquio, tono 4
Cuando seguiste los pasos de los Mártires, ascendiste a la altura del amor divino, haciéndote agradable Dios, oh muy sabio Hesiquio; Cuando abandonaste la corte de un rey que era terrenal, fuiste honrado en las cortes del Rey de los Ángeles; y arrojado al río, encontraste el agua viva de la verdadera y eterna vida.

Venerable mártir Eudocia

Marzo, Santoral

Venerable mártir Eudocia

1 de Marzo

Vivía en Heliópolis, ciudad de Fenicia (Baalbek hoy Líbano) durante el reinado de Trajano.
Al comienzo de su vida la encontramos como una famosa prostituta, llegando a acumular una gran fortuna, fruto de su vida disoluta.
El cambio de su vida vino de acuerdo a la Providencia Divina, por medio de un anciano monje llamado Germano. Viniendo por trabajo a la ciudad, el monje se hospedó en la casa de una cristiana, adyacente a la de Eudocia. Cuando él, según la costumbre de vida de los monjes, empezó a leer durante la noche el libro de los Salmos y un libro sobre el Juicio Final, Eudocia lo escuchó y atentamente empezó a oír sus palabras hasta el final. El miedo se apoderó de ella y así quedó despierta hasta el amanecer. Apenas amaneció, envió a sus criados para que le rogaran al monje que viniese a donde ella. Germano vino, y entre ellos se inició una larga conversación sobre lo que el anciano monje estaba leyendo en la noche anterior, especialmente sobre la fe y la salvación. El resultado de esta conversación fue que Eudocia le rogó al obispo local, Teodoto, ser bautizada. Después del bautismo, ella donó todos sus bienes para ser repartidos entre los pobres, liberó a sus criados y esclavos; y se retiró a un monasterio, donde se dedicó decididamente a la obediencia, la paciencia, la vigilancia, la oración y el ayuno.
Fue hecha abadesa del monasterio solo trece meses después; y vivió en el monasterio por cincuenta y seis años, habiendo recibido de Dios aun el don de resucitar a los muertos.
Cuando surgió la persecución de los cristianos por el conde Vicente fue muerta a espada.
La vida de santa Eudocia es un espléndido ejemplo, de como un vaso impuro, puede purificarse, santificarse y colmarse con precioso y celestial perfume, por la gracia del Espíritu Santo.

Tropario, tono 8
En ti fue conservada la imagen de Dios fielmente, oh Madre Eudocia, pues tomando la cruz seguiste a Cristo y practicando, enseñaste a despreocuparse de la carne, que es efímera y a cuidar, en cambio, el alma inmortal. Por eso hoy tu espíritu se regocija junto con los ángeles
Condaquio, tono 4
Cuando fuiste sacadas del fango de las transgresiones, como la piedra más preciosa cuyo brillo se había oscurecido, el arrepentimiento te hizo brillar de nuevo con la piedad; y cuando llegaste a la altura de los esfuerzos ascéticos, Cristo te hizo ilustre con la gloria de las batallas, y te ha otorgado Su gracia para sanar, Oh sabia Eudocia, imitadora de los ángeles.