Febrero, Santoral

San Juan Casiano el Romano

29 de Febrero

Este santo nació alrededor del año 350 y, según algunos, era de Roma, según otros, de Dacia Póntica (Dobrogea en la actual Rumania). Era un hombre erudito que había servido en el ejército. Más tarde, abandonó esta vida y se convirtió en monje en Belén con su amigo y compañero ascético, Germano de Dacia Póntica, cuyo recuerdo también se celebra hoy. Al escuchar la fama de los grandes Padres de Scete, fueron a Egipto alrededor del año 390; Sus reuniones con los famosos monjes de Scete se registran en las Conferencias de San Juan. En el año 403 fueron a Constantinopla, donde Casiano fue ordenado diácono por San Juan Crisóstomo; Después del exilio de san Crisóstomo, los santos Casiano y Germano fueron a Roma con cartas al papa Inocencio I en defensa del exiliado arzobispo de Constantinopla. Allí San Casiano fue ordenado sacerdote, después de lo cual fue a Marsella, donde estableció el famoso monasterio de San Víctor. Reposó en paz sobre el año 433.
El último de sus escritos fue Sobre la Encarnación del Señor, Contra Nestorio, escrito en 430 a pedido de León, el Archidiácono del Papa Celestino. En esta obra, fue el primero en mostrar el parentesco espiritual entre el pelagianismo, que enseñaba que Cristo era un simple hombre que sin la ayuda de Dios había evitado el pecado, y que era posible que el hombre lo superara por sus propios esfuerzos; y el nestorianismo, que enseñaba que Cristo era un simple hombre usado como instrumento por el Hijo de Dios, pero que Dios no se había convertido en hombre.
El error opuesto al pelagianismo pero igualmente ruinoso fue la enseñanza de Agustín de que después de la caída, el hombre era tan corrupto que no podía hacer nada por su propia salvación, y que Dios simplemente predestinó a algunos hombres a la salvación y otros a la condenación. San Juan Casiano refutó esta blasfemia en la decimotercera de sus Conferencias, con el abad Chairemon, que expone elocuente y extensamente y con muchas citas de las Sagradas Escrituras, la enseñanza ortodoxa del equilibrio entre la gracia de Dios por un lado, y esfuerzos personales por el otro, necesarios para nuestra salvación.
San Benito de Nursia, en el Capítulo 73 de su Regla, clasifica a los Institutos y Conferencias de San Casiano en primer lugar entre los escritos de los padres monásticos, y ordena que se lean en sus monasterios; de hecho, la Regla de San Benito está muy en deuda con los Institutos de San Juan Casiano. San Juan Climaco también lo elogia altamente en la sección 105 del Paso 4 de la Escalera del Ascenso Divino, sobre Obediencia.

Tropario, tono 8
En ti fue conservada la imagen de Dios fielmente, oh Padre Juan Casiano, pues tomando la cruz seguiste a Cristo y practicando, enseñaste a despreocuparse de la carne, que es efímera y a cuidar, en cambio, el alma inmortal. Por eso hoy tu espíritu se regocija junto con los ángeles.

Condaquio, tono 1
Tus palabras exhalan la dulzura de la casia celestial, disipando el mal olor de las pasiones y los placeres; pero con la dulce fragancia de tu discreción y templanza, das a conocer los ascensos espirituales en el Espíritu, guiando a los hombres hacia lo alto, oh justo Padre Juan Casiano, guía de monjes divinamente enviado.

About the Author