Noviembre, Santoral

San Alipio el Estilita

26 de Noviembre

San Alípio nació en la ciudad de Adrianópolis. Su cristiana madre enviudó muy joven y envió a su hijo a ser educado por el obispo Teodoro; entregó sus pertenencias a los pobres y comenzó a vivir como asceta y diaconisa cerca de la iglesia donde había enviado a su hijo.
Desde muy temprana edad San Alípio sintió el llamado a servir a Dios y a tener una vida solitaria pese a que el obispo Teodoro no se lo permitía. Una vez, acompañando al obispo en un viaje a Constantinopla, San Alípio tuvo una visión de Santa Eufemia (16 de septiembre) quien le pedía que fundara una iglesia en su nombre en Adrianópolis.
Con las contribuciones de los fieles de Adrianópolis, San Alípio construyó una iglesia bajo la protección de Santa Eufemia, en un antiguo templo pagano. Al lado del templo, donde existía un altar pagano, San Alípio construyó una columna donde subía a rezar y enseñar a los fieles y por cincuenta y tres años San Alípio luchó contra Satanás en ese lugar, rezando y aconsejando a los cristianos que venían buscando su ayuda.
Se cuenta que una noche, los demonios comenzaron a arrojarle piedras mientras él oraba de pie en ese pilar. San Alípio quería luchar contra los espíritus de la oscuridad y tomando lo que le servía como humilde techo se protegió de ellos. Por su perseverancia, los demonios abandonaron para siempre aquel lugar.
Catorce años antes de su muerte, San Alipio perdió la posibilidad de ponerse de pie. Tuvo que pasar ese tiempo recostado sobre uno de sus costados por la debilidad de sus piernas y soportó muy difíciles enfermedades con humilde gratitud. Dos monasterios se levantaron alrededor de la columna levantada por el santo: uno para hombres y otro para mujeres. San Alípio es recordado por haber introducido reglas monacales para ambos monasterios y los dirigió hasta su muerte. Durmió en el Señor el año 640, a la edad de 118 años. El cuerpo de este venerable santo fue depositado en la iglesia que había fundado en honor de Santa Eufemia. Sus reliquias sanan a aquellos que las veneran con fe.

Tropario, tono 1
Te convertiste en un pilar de paciencia y emulaste a los antepasados, oh justo: a Job en sus sufrimientos, a José en las tentaciones, y la vida de los incorpóreos, aunque permanecías en el cuerpo. Oh Alipio, nuestro justo Padre, intercede ante Cristo Dios para que salve nuestras almas.

San Estiliano de Paflagonia

San Estiliano nació en Paflagonia, una ciudad de Asia Menor, entre los siglos IV y VI. Heredó una gran fortuna de sus padres cuando fallecieron, pero no quiso conservarla sino entregarla a los pobres de acuerdo a las necesidades de estos, deseando ayudar a aquellos que habían tenido menos fortuna.
Decidió dejar la ciudad e instalarse en un monasterio, donde dedicó su vida a Dios. Y siendo más celoso y devoto que los demás monjes, provocó en ellos celos y tuvo que dejar el monasterio. Decidió vivir en una cueva solo, en las selvas, donde dedicó su vida a la oración y el ayuno.
La bondad y la amabilidad del santo pronto lo convirtieron en famoso entre los habitantes de Paflagonia y lo pidieron para que les enseñara o los curara de sus males. Muchos fueron sanados de enfermedades mentales o físicas por sus oraciones.
Estiliano era conocido por su amor a los niños, a quienes curaba.
Aun después de su muerte, los ciudadanos de Paflagonia creían que San estiliano podía sanar a sus hijos. Cuando un niño enfermaba, un ícono de Estiliano llevando en brazos a un niño era pintado y colgado sobre la cama del niño. Y todavía hoy los fieles piadosos piden su intercesión por los niños enfermos, los huérfanos y las parejas que no pueden hijos.

Tropario, tono 3
Fuiste una torre de abstinencia y un pilar inquebrantable de la Iglesia; Dedicado a Dios desde tu juventud, te convertiste en una morada del Espíritu. Oh nuestro Justo Padre Estiliano intercede ante Cristo nuestro Dios que nos conceda su gran misericordia.

About the Author