Los Tres Grandes Jerarcas y Maestros Ecuménicos: Basilio Magno, Gregorio el Teólogo y Juan Crisóstomo

Enero, Santoral

Sinaxis de nuestros Padres entre los Santos, los Tres Grandes Jerarcas y Maestros Ecuménicos: Basilio Magno, Gregorio el Teólogo y Juan Crisóstomo

30 de Enero

Cada uno de estos tres grandes santos tiene su propio día de fiesta: san Basilio Magno, el 1° de enero; san Gregorio el Teólogo, el 25 de enero; y san Juan Crisóstomo, el 13 de noviembre y el 27 de enero. Esta fiesta común del 30 de enero fue instituida en el siglo XI, durante el reinado del emperador Alejo Comneno. Cierta vez hubo un desacuerdo entre el pueblo acerca de cuál de estos tres era el más grande. Unos exaltaban a Basilio por su pureza y valentía; otros a Gregorio por la profundidad y altura insondables de su genio teológico; y aún otros a Crisóstomo por su elocuencia y claridad en la exposición de la Fe. De este modo, algunos eran llamados basilianos, otros gregorianos, y aún otros juanistas. Esta disputa fue resulta por la providencia divina para el bien de la Iglesia, y la mayor gloria de los tres santos. El obispo Juan de Eucaita (cfr. 14 de junio) tuvo una visión en sueños: primero, cada uno de los tres santos se le apareció por separado en gran gloria, y después de esto los tres se le aparecieron juntos. Estos le dijeron: «Como ves, somos uno en Dios y no hay desacuerdo entre nosotros, así como tampoco hay primero ni segundo entre nosotros». Los santos también indicaron al obispo Juan que escribiese un servicio común para ellos y ordenara un día para la conmemoración común. Tras esta maravillosa visión, la disputa se resolvió designando el 30 de enero como fiesta común de los tres jerarcas. Los griegos consideran esta fiesta no sólo como una celebración eclesiástica, sino también como su más importante fiesta nacional de la educación.

Tropario, tono 1
Las tres grandes luminarias de la Divinidad de Tres Soles, han iluminado al mundo entero con los rayos de las doctrinas divinas y verdaderas; Son los ríos de sabiduría que fluyen dulcemente, quienes con piadoso conocimiento han regado toda la creación con corrientes claras y poderosas: el Grande y Santo Basilio, y el Teólogo y Sabio Gregorio, junto con el famoso Juan Crisóstomo de palabras de oro. Unámonos a todos los que aman sus sabias y divinas palabras, honrándolos con himnos; porque sin cesar ofrecen sus súplicas a la Trinidad.

Traslado de las reliquias del Hieromártir Ignacio obispo de Antioquía

Enero, Santoral

Traslado de las reliquias del Hieromártir Ignacio obispo de Antioquía

29 de Enero

La fiesta principal de san Ignacio el Portador de Dios, se celebra el 20 de diciembre. En esta fecha se conmemora el traslado de sus reliquias desde Roma, donde sufrió el martirio, a Antioquía, donde había sido obispo.
Cuando san Ignacio fue llamado a Roma para dar cuenta de su fe ante el emperador Trajano, varios ciudadanos de Antioquia lo acompañaron durante este largo viaje, motivados por su gran amor por su gran pastor.
El santo de Dios, que nunca hubiese negado su fe en Cristo y rechazó la adulación y las promesas del emperador Trajano, fue condenado a muerte y arrojado a las fieras salvajes en el Circo Máximo. Estas lo hicieron pedazos, e Ignacio entregó su alma a Dios. Sus compañeros recogieron entonces sus huesos descubiertos, y llevándolos a Antioquía, los enterraron. Mas cuando los persas ocuparon Antioquía en el siglo VI, las reliquias de san Ignacio fueron de nuevo trasladadas de Antioquía a Roma.

Tropario, tono 4
Como partícipe de los caminos y sucesor del trono de los Apóstoles, oh inspirado por Dios, encontraste que la disciplina era un medio de ascenso a la visión divina. Por lo tanto, repartiendo rectamente la palabra de la verdad, sufriste hasta la sangre, Oh Hieromártir Ignacio. Intercede ante Cristo nuestro Dios para que salve nuestras almas.

Condaquio, tono 4
Surgiendo del oriente en este día, san Ignacio, el Portador de Dios alabado por todos, iluminando a toda la creación con sus sabias enseñanzas de piedad y es adornado con la belleza del martirio.

Nuestros Justos Padre Efrén e Isaac los Sirios

Enero, Santoral


San Efrén el Sirio

28 de Enero

Este resplandeciente astro de la Iglesia brilló en Oriente en la lejana ciudad de Nisibis (hoy Nusaybin, Turquía) hacia el año 306.
Sintió atracción por el cristianismo desde muy joven y, por esta razón, su padre, un sacerdote pagano, lo echó de la casa familiar.
Fue bautizado a la edad de veinte años, y se retiró poco después al desierto, huyendo de la conmoción de la ciudad para vivir en paz con Dios y en compañía de los Ángeles. Libre de todo apego, fue a donde el Espíritu Santo lo llevase para su propio beneficio y para el de sus hermanos.
Luego de varios años en Edesa, San Efrén regresó al desierto. Después de haber escuchado grandes elogios sobre las virtudes de San Basilio, supo por Dios en una visión que el Obispo de Cesarea era como una columna de fuego que unía la tierra al cielo. Entonces partió de Capadocia y llegó a Cesarea el día de la Teofanía. Entró a la iglesia mientras celebraban la santa Liturgia y, a pesar de no conocer el idioma griego, quedó sorprendido durante el sermón del gran Obispo al ver una paloma blanca en su hombro murmurándole palabras divinas al oído. Cuando la presencia del humilde asceta sirio le fue revelada a San Basilio por la misma paloma, lo fue a buscar de entre los fieles y lo llevó al santuario. Notando después de unos momentos de conversación que Efrén no sabía griego, San Basilio obtuvo para él de parte de Dios la gracia de hablar griego, como si fuera su lengua materna. Luego lo ordenó diácono y lo dejó retornar a su propio país.
Cuando no estaba confirmando la fe de sus enseñanzas contra los paganos y herejes, se dedicaba, como un verdadero diácono, a servir al prójimo, -así como Cristo se hizo nuestro servidor- y por humildad, se negó a ser ordenado sacerdote. Jamás guardó para sí las gracias, dones y virtudes que Dios le dio como fruto de su oración, de su contemplación y de su meditación, sino que con ellas adornó a la Iglesia, la Esposa de Cristo, como con una corona de oro engarzada con piedras preciosas.
Un gran número de sus himnos han sido incorporados en los libros litúrgicos de la Iglesia siríaco-parlante. Podríamos citar “Arpa del Espíritu Santo” y “Maestro del Universo”. Muchas otras obras, especialmente tratados sobre la compunción, la ascesis y las virtudes monásticas, han llegado hasta nosotros bajo el título de San Efrén en griego.
Después de haber organizado la ayuda humanitaria a la ciudad durante la hambruna de 372, San Efrén entregó su alma a Dios en el 373, rodeado de numerosos monjes y ascetas que habían venido de sus monasterios, desiertos y cuevas, a fin de estar presentes en sus últimos momentos. En un testimonio lleno de humildad y compunción, les solicitó a todos los que lo amaban que evitaran en su funeral los gastos superfluos en flores y finas especias para poner su cuerpo y que, en su lugar, lo acompañaran con sus oraciones durante su entierro en el cementerio de los extranjeros.

Tropario, tono 3
Desde del paraíso, fluye un río que inunda toda la tierra con alegría sin fin, animando a las almas con compunción y salvando del miedo: Efrén el depósito de la alegría inspirada en Dios, elegido desde la eternidad para iluminar a la Iglesia con sus sagrados himnos, sus sermones, sus brillantes cánticos, con los que llena a las almas fieles con piedad.

San Isaac el Sirio, obispo de Nínive

San Isaac, nació a principios del siglo VII en el este de Arabia, en lo que actualmente es Qatar en el Golfo Pérsico. Él y su hermano siendo muy jóvenes entraron en el monasterio de san Mateo cerca de Nínive y recibieron la tonsura monástica. Habiendo adquirido las virtudes y un modo de vida ascética atrajo la atención de los hermanos del monasterio, y ellos propusieron que él dirigiera el monasterio. Pero san Isaac no deseó esta carga, prefiriendo una vida de silencio, así que decidió dejar el monasterio y vivir solo en el desierto. Su hermano le insistió más de una vez volver al Monasterio, pero él no aceptó. Sin embargo, cuando la fama de la santa vida de Isaac se propagó, le hicieron obispo de Nínive. Viendo las maneras y la desobediencia crudas de los habitantes de la ciudad, el santo se sentía que estaba más allá de su capacidad de dirigirlos, y anhelando la soledad, después de solamente cinco meses como obispo, San Isaac dimitió de su cargo y se retiró a las montañas a vivir con los ermitaños. Más adelante, él fue al monasterio de Rabban Shabur, en donde vivió hasta su muerte, logrando un alto grado de perfección espiritual.

Tropario, plagal del tono 1
El que tronó en el Sinaí con leyes salvadoras para el hombre, también ha dado tus escritos como guía de oración a los monjes. Oh revelador de misterios insondables, por haber subido al monte de la visión del Señor, te fueron mostradas sus muchas mansiones. Por lo tanto, oh Isaac Portador de Dios, suplica al Salvador por todos los que te alabamos.

Traslado de las reliquias de san Juan Crisóstomo, arzobispo de Constantinopla

Enero, Santoral

Traslado de las reliquias de san Juan Crisóstomo, arzobispo de Constantinopla

27 de Enero

La memoria de san Juan Crisóstomo se celebra el 13 de noviembre y el 30 de enero. En esta fecha, la Iglesia celebra el traslado de sus honorables reliquias desde la villa armenia de Comana, donde había muerto exiliado, a Constantinopla, donde antes había gobernado la Iglesia como patriarca. Treinta años después de su muerte, el patriarca Proclo predicó un sermón en memoria de su padre espiritual y maestro, y con este sermón tanto inflamó el amor del pueblo y del emperador Teodosio el Joven por el gran santo, que todos desearon que las reliquias de Crisóstomo fuesen trasladadas a Constantinopla. Se cuenta que la urna que contenía las reliquias de san Juan Crisóstomo no pudo moverse de su lugar hasta que el Emperador escribió una carta a Crisóstomo suplicándole que perdonara a Eudoxia, madre de Teodosio (que había sido responsable del exilio del santo), y pidiéndole que regresase a Constantinopla, su antigua residencia. Cuando la carta de arrepentimiento fue colocada sobre la urna, esta se tornó liviana. Durante el traslado de las reliquias, muchos enfermos fueron sanados al tocar la urna.
Cuando las reliquias llegaron a la capital, el Emperador de nuevo pidió perdón del santo ante las mismas en nombre de su madre, como si fuese ella quien hablara: «Mientras viví en esta vida pasajera actué con malicia contra ti; ahora que vives en la vida inmortal, haz beneficio a mi alma. Mi gloria ha pasado y en nada me ayudó. ¡Ayúdame, oh padre, en tu gloria! ¡Ayúdame antes de que sea condenada en el Juicio de Cristo!».
Cuando el santo cuerpo fue traído a la Iglesia de los Doce Apóstoles y colocado en el trono patriarcal, la multitud escuchó de su boca estas palabras: «Paz a todos». El traslado de las reliquias del santo Crisóstomo ocurrió en el 438 d. C.

Tropario, tono 8
La Gracia que por tu boca resplandeció como fuego, ha iluminado el universo, ha revelado al mundo los tesoros de la pobreza y ha mostrado la excelsitud de la humildad. ¡Oh padre Juan Crisóstomo, cuyas palabras nos han educado, intercede ante el Verbo Cristo Dios, para que salve nuestras almas!

San Xenofón con su esposa María y sus dos hijos Arcadio y Juan de Constantinopla

Enero, Santoral

San Xenofón con su esposa María y sus dos hijos Arcadio y Juan de Constantinopla

26 de Enero

“A los ricos de este mundo, mándales que no sean arrogantes ni pongan su esperanza en las riquezas, que son tan inseguras, sino en Dios, que nos provee de todo en abundancia para que lo disfrutemos. Mándales que hagan el bien, que sean ricos en buenas obras, y generosos, dispuestos a compartir lo que tienen” (1ª Epístola a Timoteo 6:17-18). Este pedido, san Xenofón lo cumplió hasta el final, acompañado de María, su mujer, Arcadio y Juan sus hijos. Pues, aunque, la familia era económicamente acomodada, el santo siempre tenía la puerta de su casa abierta para socorrer a los pobres, y también toda su familia ayudaba con un gran espíritu filantrópico. Se apresuraban a socorrer a los huérfanos, dedicaban importantes sumas de dinero a la liberación de esclavos.
Con la idea de que los hijos de Xenofón estudiasen leyes, los envían a Beirut, pero en el camino corrieron peligro sus vidas, y luego de sortear este inconveniente, decidieron ir a Jerusalén donde fueron ordenados monjes. Al enterarse los padres de lo sucedido a sus hijos, agradecieron y glorificaron a Dios, repartiendo luego todos sus bienes y partieron de la ciudad de Constantinopla donde vivían.
A san Xenofón lo ordenaron monje y se retiró a un monasterio en el desierto donde tuvo una vida acética. Su esposa Maria tomó el mismo camino monacal en un monasterio de mujeres. Los Santos vivieron muchos años en los monasterios y entregaron sus almas en paz a Cristo.

Tropario, tono 4
Oh Dios de nuestros Padres, que siempre nos tratas según Tu clemencia, no retires de nosotros Tu misericordia, mas por sus oraciones, guía nuestra vida en paz.

San Gregorio el Teólogo

Enero, Santoral

San Gregorio el Teólogo, Arzobispo de Constantinopla

25 de Enero

Nació en el pueblo de Nacianzo, cerca de Cesarea de Capadocia, hoy dentro del territorio de Turquía. Su padre, San Gregorio el Anciano, era pagano pero, por la fe de su esposa y su moral cristiana, se convirtió, fue bautizado y anduvo en los caminos de la virtud a tal grado que fue elegido para la sede episcopal de Nacianzo.
En este ambiente creció el hijo Gregorio. La condición desahogada de su familia le permitió realizar bastantes estudios en Cesarea y Atenas: literatura, poesía y retórica. En esta etapa de su vida conoció a su amigo más íntimo, san Basilio.
Gregorio se ofreció a sí mismo como ofrenda ante Dios; su generosidad con los pobres lo dejó libre de cualquier riqueza mundana, y su anhelo más grande era ir hacia el retiro y el silencio. Se puso de acuerdo con su amigo Basilio para construir una ermita donde vivieron juntos en oración, ayuno, estudio de la Biblia y salmodia, y juntos pusieron las reglas de la vida monástica.
El Santo regresó a Nacianzo ya que su padre había alcanzado los 80 años y necesitaba quien le ayudara en los asuntos del rebaño. Los fieles, espontáneamente, tomaron a Gregorio y, en contra de su voluntad, lo llevaron hacia la iglesia a fin de que fuera ordenado sacerdote, él se sujetó a la realidad después de un conflicto interior que duró bastante tiempo: “uno tiene que purificarse a sí mismo antes de purificar a los demás; que hacerse sabio antes de llevar la sabiduría a los otros; volverse luz antes de dar la luz; ser santificado antes de santificar a los demás…”
Gregorio trabajaba en Nacianzo en silencio escribiendo y predicando sin dejar de ejercer su ascetismo a su manera.
Durante el combate entre los ortodoxos y los arrianos que negaban la divinidad de Cristo, San Gregorio fue elegido obispo de Constantinopla, -ciudad que en aquel entonces había pasado 40 años en el cautiverio arriano-, ni un templo se le ofreció a Gregorio donde pudiera reunirse con los fieles. Uno de sus parientes le brindó su casa, así, convirtió una de las salas en la iglesia “de la Resurrección”. Precisamente en este lugar, el Santo pronunció sus cinco homilías teológicas que le dieron el título de “Teólogo”, título que a nadie hasta entonces se le había dado excepto San Juan el Evangelista. Así, sus homilías devolvieron los corazones de los constantinopolitanos hacia la recta fe.
En el año 381 se convocó el segundo Concilio Ecuménico en Constantinopla; el obispo Gregorio era el presidente de esta asamblea de obispos, pero su pobre y humilde aspecto no les pareció para nada a algunos de los presentes así que empezaron a atacarlo. Frente a esta dolorosa escena, el obispo caracterizado por su sensibilidad, pidió retirarse de su cargo episcopal y pronunció una palabra afectuosa defendiendo su labor pastoral en la ciudad de Constantinopla, y, otra vez regresó a su ciudad natal donde pasó el tiempo restante de su vida como siempre anhelaba: escribiendo poemas, aclarando la fe, con oración y ascetismo. Murió el año 389 con más de 60 años de edad.

Tropario, tono 1
La trompeta pastoral de tus discursos teológicos, superó a las trompetas de los elocuentes. Pues, buscando la profundidad del Espíritu, adquiriste la excelencia de la elocuencia. Oh Padre Gregorio, intercede ante Cristo Dios, por la salvación de nuestras almas

Santa Xenia de Roma y sus dos esclavas

Enero, Santoral

Santa Xenia de Roma y sus dos esclavas

24 de Enero

Santa Xenia era la hija única del famoso senador de Roma, Eusebio. Siendo todavía muy joven, ella decidió quedarse virgen y para evitar el matrimonio partió rumbo a Alejandría, junto con dos esclavas. Una vez allí, convenció a sus acompañantes de llamarla Xenia, lo que en griego significa “peregrina,” para que sea más difícil encontrarla.
Cuando se encontró con el abad del convento del apóstol Andrés, quien estaba en la ciudad Mileto (en Caria) ella le pidió que la llevase junto con sus acompañantes a la ciudad de Milass. Allí ella compró un terreno y construyó una Iglesia consagrada a San Esteban y organizo un monasterio de mujeres. En poco tiempo, por su vida ejemplar, el obispo de Milass la elevó a la dignidad de diaconisa. Verdaderamente ella llevaba la vida de un ángel. Amaba a todos, prestaba ayuda a todos, lo que estaba a su alcance. Era la benefactora de los pobres, la consoladora para los doloridos y la preceptora para los pecadores. Por su profunda humildad, ella se consideraba a sí misma como la peor de todas y la más pecadora de todos. Santa Xenia salvó a muchas almas. Falleció en la segunda mitad del siglo V. Durante su fallecimiento ocurrieron milagrosos signos.

Tropario, tono 4
En ti fue conservada la imagen de Dios fielmente, oh Madre Xenia, pues tomando la cruz seguiste a Cristo; y practicando, enseñaste a despreocuparse de la carne, que es efímera, y a cuidar, en cambio, el alma inmortal. Por eso hoy tu espíritu se regocija junto con los ángeles.

Hieromártir Clemente, Obispo de Ankara

Enero, Santoral

Hieromártir Clemente, obispo de Ankara

23 de Enero

Clemente nació en el año 258 d. C. en la ciudad de Ankara de un padre pagano y una madre cristiana. Su piadosa madre Eufrosine profetizó que su hijo sufriría una muerte de mártir, y partió de este mundo cuando Clemente tenía doce años. Su amiga Sofía recibió a Clemente en su hogar como un hijo y ayudó a criarlo en el espíritu cristiano. Clemente era tan famoso a causa de su vida virtuosa que fue elegido obispo de Ankara a los veinte años. En su juventud alcanzó la sabiduría de un adulto maduro, y a través de grandes privaciones domesticó y conquistó su cuerpo. Se alimentaba sólo de pan y verduras, y no comía nada matado o ensangrentado. Durante el reinado de Diocleciano fue torturado horriblemente, «como nadie jamás, desde la fundación del mundo». Pasó veintiocho años en vicisitudes y en calabozos. Once diferentes verdugos lo atormentaron una y otra vez. Cierta vez que lo golpearon en la cara, lo escupieron, y le rompieron los dientes, Clemente dijo a Domenciano, su verdugo: «¡Me haces un gran honor, oh Domenciano, y no me torturas, pues he aquí que la boca misma de mi Señor Jesucristo fue también golpeada y golpeada su cara, y yo, el indigno, ahora soy hallado digno de sufrir esto!».
Cuando Clemente fue llevado a Roma para comparecer ante el emperador Diocleciano, este colocó varios instrumentos de tortura en un lado, y en el otro, premios tales como condecoraciones, ropas y dinero—todo cuanto el emperador podía otorgar. Entonces dijo a Clemente que escogiera. El mártir de Cristo miró con desprecio todos los dones del Emperador, y escogió los instrumentos de tortura. Clemente fue torturado de un modo inaudito: arrancaban pedazos de su cuerpo para que sus blancos huesos se viesen bajo su carne. Finalmente fue decapitado por un soldado en Ankara en el año 312 d. C. mientras celebraba la Divina Liturgia como obispo en la iglesia. Los milagros por intercesión de san Clemente son innumerables.

Tropario, tono 4
Floreciste para los fieles, oh san Clemente, como una rama de santidad, un bastón de lucha, una flor muy sagrada y un dulce fruto dado por Dios. Pero como compañero de mártires y prelado compañero de jerarcas, intercede ante Cristo nuestro Dios para que salve nuestras almas.

Santo Apóstol Timoteo de los Setenta

Enero, Santoral

Santo Apóstol Timoteo de los Setenta

22 de Enero

Timoteo era uno de los Setenta apóstoles (cfr. San Lucas 10:1-20). Nació en Listra de Licaonia de padre griego y madre hebrea. El apóstol Pablo alabó a su madre y a su abuela por su fe sincera (cfr. II Timoteo 1:4-5). Timoteo conoció al gran Apóstol por primera vez en Listra, y presenció cuando éste sanó al cojo de nacimiento (cfr. Hechos 14:8-10). Luego, Timoteo se convirtió en un compañero de viaje casi constante de Pablo, yendo con él a Acaya, Macedonia, Italia y España. De gran celo por la fe, un magnífico predicador, y de alma dulce, Timoteo contribuyó mucho a la difusión y el establecimiento de la fe cristiana. Pablo lo llamó «verdadero hijo en la fe» (cfr. I Timoteo 1:2). Después del martirio de Pablo, Timoteo tuvo a san Juan el Evangelista como maestro. Mas cuando el emperador Domiciano exilió a Juan de Éfeso a la isla de Patmos, Timoteo permaneció en Éfeso como obispo. Durante una fiesta idólatra llamada «Katagogia», los paganos, irritados contra los cristianos, atacaron traicioneramente y enmascarados a Timoteo y lo mataron; esto ocurrió alrededor del 93 d. C. Sus honorables reliquias luego fueron llevadas a Constantinopla y enterradas en la Iglesia de los Doce Apóstoles, junto a las tumbas de san Lucas el Evangelista y san Andrés el Primer-llamado.

Tropario, tono 4
Habiendo sido profundamente instruido en la rectitud, y estando vigilante en todas las cosas, has sido revestido con una buena conciencia como corresponde a un santo. Sacaste los misterios inefables del Vaso de Elección; y habiendo guardado la Fe, terminaste la carrera de forma similar, Oh Hieromártir y Apóstol Timoteo, intercede ante Cristo Dios para que salve nuestras almas.

San Máximo el Confesor

Enero, Santoral

San Máximo el Confesor

21 de Enero

San Máximo nació en Constantinopla en una noble familia y recibió una muy buena educación. Él se encontraba entre los consejeros del emperador Heraclio (años 610-641). Ante la difusión de la herejía de los monofisitas que negaban la voluntad humana del Señor Jesucristo, con lo que disminuían el significado de sus sufrimientos en la Cruz, aun Él dejó su palacio e ingresó en el monasterio Cristopolsky, donde san Máximo fue el abad.
Siendo teólogo, profundo pensador y un riguroso defensor de la Ortodoxia, Máximo demostraba exitosamente lo erróneo de la herejía monofisita que aseguraba que la naturaleza humana de Jesús había sido absorbida y destruida por la naturaleza Divina. Por eso, Máximo, fue muchas veces objeto de persecuciones por parte de los enemigos de la Iglesia. Los argumentos de San Máximo a favor de la Ortodoxia fueron tan concluyentes que después de un debate público con el patriarca monofisita de Constantinopla, llamado Pirro, este último renunció a la herejía en el año 645.
Varias veces fue deportado y nuevamente llamado a Constantinopla. Muchas veces las exhortaciones y las promesas de los herejes se convertían en amenazas, vejaciones y golpizas a San Máximo. Pero él quedaba firme en sus convicciones religiosas. Por último, le cortaron el brazo derecho y la lengua para que ni con la palabra ni por escrito pudiera proclamar y defender la verdad. Luego lo enviaron en reclusión al Cáucaso en Lasov (una región en Mingrelia). Ahí San Máximo falleció el 13 de agosto del año 662, sabiendo de antemano el día de su muerte.
San Máximo escribió muchas obras teológicas en defensa de la Ortodoxia. Especialmente representan un gran valor sus prédicas sobre la vida espiritual y contemplativa, algunas de las cuales entraron en una colección de sermones de los Santos Padres sobre la vida de los ascetas. En estas devotas prédicas se revela la profundidad espiritual y la agudeza del pensamiento de San Máximo. También llegó a nosotros su explicación de la Liturgia, que tiene un gran significado teológico.

Tropario, tono 8
Oh guía de la recta fe, maestro de la devoción y dignidad, astro del universo, belleza de los anacoretas inspirada por Dios, san Máximo el Confesor, que has iluminado a todos con tus enseñanzas, oh lira del Espíritu: ¡Intercede ante Cristo Dios, para que salve nuestras almas!