San Jacobo el Confesor, obispo

Marzo, Santoral

San Jacobo el Confesor, obispo

21 de Marzo

San Jacobo adoptó la vida monástica desde su juventud en el Monasterio de Studium, donde se convirtió en discípulo de San Teodoro el Estudita. Más tarde se convirtió en obispo y tuvo que sufrir muchas aflicciones y tormentos a manos de los iconoclastas.

Tropario, tono 4
Oh Dios de nuestros Padres, que siempre nos tratas según tu clemencia, no retires de nosotros tu misericordia, mas por sus oraciones, guía nuestra vida en paz.

Santos mártires del Monasterio de San Sabas

Marzo, Santoral

Santos mártires del Monasterio de San Sabas

20 de Marzo

 

 

Los justos mártires Juan, Sergio, Patricio y otros del monasterio de san Sabas cerca de Jerusalén fueron asesinados por los bárbaros sarracenos durante el reinado del Emperador Heraclio, y mientras san Modesto era Patriarca de Jerusalén (632-634).

Tropario, tono 2
Bienaventurada la tierra que bebió su sangre, oh galardonados del Señor, y santos los tabernáculos que recibieron su espíritu; porque en el estadio triunfaron sobre el enemigo, y proclamaron a Cristo con valentía. Suplíquenle a Él que es Bueno, que salve nuestras almas.

Condaquio, tono 4
Rechazando todos los placeres terrenales y corruptibles, eligieron una vida de grandes luchas ascéticas, desdeñando la belleza mundana y toda fama fugaz; por eso, habitan ahora alegremente en el Reino de los Cielos con los sagrados coros de los Mártires y el batallón de los ascetas. Por lo tanto, venerando su memoria y exclamamos: líbrennos oh Padres de todo peligro.

Mártires Crisanto y Daría y compañeros mártires en Roma

Marzo, Santoral

Mártires Crisanto y Daría y compañeros mártires en Roma

19 de Marzo

San Crisanto, que era de Alejandría, había sido instruido en la fe de Cristo por cierto obispo. Su padre, que era senador por rango y pagano, lo tuvo encerrado en prisión durante muchos días; entonces, al ver la disposición inmutable de su alma, ordenó que una joven llamada Daria fuera traída de Atenas. Era una doncella muy hermosa y erudita, y también idólatra, y el padre de Crisanto lo casó con ella para que pudiera alejarse de la Fe de Cristo debido a su amor por ella.

Sin embargo, en lugar de esto, Crisanto atrajo a Daria a la piedad, y ambos proclamaron con valentía a Cristo y recibieron la corona del martirio en 283, durante el reinado de Numeriano, siendo enterrados vivos en un pozo de lodo.

Tropario, tono 4

Tus mártires, oh Señor Dios nuestro, por sus luchas recibieron de ti la corona incorruptible, porque, habiendo conseguido tu fuerza, derribaron a los tiranos y destruyeron la presunción impotente de los demonios. Por sus oraciones, oh Cristo Dios, salva nuestras almas.

San Cirilo, arzobispo de Jerusalén

Marzo, Santoral

San Cirilo, arzobispo de Jerusalén

18 de Marzo

Nació en Jerusalén en tiempos de Constantino el Grande y murió en tiempos de Teodosio el Grande (315-386). En el año 346, fue ordenado sacerdote y en el 350 heredó el trono patriarcal de Jerusalén, del bienaventurado Patriarca Máximo. Tres veces fue destronado y enviado al exilio, hasta que, al fin, en tiempos de Teodosio, fuer retornado y luego de vivir ochos años más, entregó su alma al Señor.
Tuvo dos difíciles batallas: una contra los arrianos, que adquirieron fuerza bajo Constancio, el hijo de Constantino; y la otra en tiempos de Juliano el Apóstata, contra ese apóstata y contra los judíos. En tiempos del dominio arriano, el día de Pentecostés, apareció en los cielos la señal de la Cruz, más brillante que el sol, extendida sobre Jerusalén y el Monte de los Olivos, y se mantuvo visible por muchas horas desde las nueve de la mañana. Fue escrita una carta al emperador Constancio acerca de la aparición, que fue vista por todos los habitantes de Jerusalén, y esto sirvió mucho al fortalecimiento de la Ortodoxia contra los herejes. En tiempos del Apóstata, otra señal tuvo lugar. Para humillar al cristianismo, Juliano persuadió a los judíos a reconstruir el Templo de Salomón. Cirilo rezaba a Dios para que eso no ocurriera; y hubo un terrible terremoto, que destruyó todo lo que se había reconstruido. Los judíos comenzaron de nuevo, pero otra vez hubo otro terremoto que destruyó no solo lo recién construido, sino que también removió y derribó las antiguas piedras que todavía estaban debajo de la tierra. Y así se cumplieron las palabras del Señor: “No quedará aquí piedra sobre piedra que no sea derribada” (Marcos 13, 2; Lucas 21, 6).
De entre los muchos escritos de este santo padre, se conserva su Catequesis, obra de gran calidad, que afirma la fe y la práctica de la Ortodoxia hasta el día de hoy. Fue un extraordinario jerarca y un gran asceta. Era manso, humilde, todo agotado por el ayuno y pálido de rostro. Luego de una laboriosa vida y de caballerescas batallas por la Fe Ortodoxa, entró en el descanso y pasó a habitar en los eternos Atrios del Señor.

Tropario, tono 4
La verdad de tus obras te ha mostrado a tu rebaño cual regla de fe, icono de mansedumbre y maestro de abstinencia. Así que alcanzaste, por la humildad, alturas, y por la pobreza, riquezas. ¡Oh santo obispo Cirilo de Jerusalén, intercede ante Cristo Dios, para que salve nuestras almas!

Condaquio, tono 1
Tu discurso inspirado por Dios ha iluminado a tu pueblo para honrar al Dios Único, indiviso en esencia, pero conocido y distinguido en Sus Tres Personas, la Trinidad. Por lo tanto, con gran alegría guardamos tu santa memoria, y te tenemos a ti como nuestro intercesor, oh san Cirilo, ruega a Dios por nosotros.

San Alexis el Hombre de Dios, en Roma; Nuestro Padre entre los Santos Patricio, Iluminador de Irlanda

Marzo, Santoral

San Alexis el Hombre de Dios, en Roma

17 de Marzo

San Alexis nació en la antigua Roma de padres ilustres llamados Eufemiano y Aglais, y a pedido de ellos se unió a una joven mujer en matrimonio. Sin embargo, no se quedó con ella ni un solo día, sino que huyó a Edesa, donde vivió durante dieciocho años. Regresó a Roma disfrazado de mendigo y se sentó a las puertas de la casa de su padre, desconocido para todos y burlado por sus propios sirvientes. Su identidad fue revelada solo después de su muerte por un documento que tenía sobre su persona, que él mismo había escrito un poco antes de su reposo. El piadoso emperador Honorio lo honró con un entierro solemne. El título de “Hombre de Dios” se le dio desde el cielo en una visión al Obispo de Roma el día del reposo del Santo.

Tropario, tono 4
Aunque brotaste de una raíz reconocida y notable, y aunque floreciste de una ciudad famosa por su gran dignidad imperial, despreciaste todas las cosas como corruptibles y fugaces, esforzándote por unirte a Cristo tu Maestro para siempre; Ruégale, oh Alexis, el más sabio, fervientemente por nuestras almas.

Condaquio, tonon 4
Mientras celebramos hoy con reverencia apropiada la santa fiesta de San Alexis, el todo bendito, con himnos lo alabamos y exclamamos en alta voz: Regocíjate Adorno de los hombres justos.

Nuestro Padre entre los Santos Patricio, Iluminador de Irlanda

San Patricio, el apóstol de los irlandeses, fue secuestrado de su Bretaña natal por merodeadores irlandeses cuando tenía dieciséis años. Aunque era hijo de un diácono y nieto de un sacerdote, no fue hasta su cautiverio que buscó al Señor con todo su corazón. En su Confesión, el testamento que escribió hacia el final de su vida, dice: “Después de venir a Irlanda, todos los días tenía que cuidar ovejas, y muchas veces al día rezaba; el amor de Dios y su temor llegaron a mí, y mi fe se fortaleció, y mi espíritu se conmovió tanto que en un solo día diría hasta cien oraciones, y casi tantas por la noche, y esto incluso cuando me quedaba en el bosque y en la montaña, y me levantaba para orar antes del amanecer, a través de la nieve, a través de las heladas, a través de la lluvia, y no sentía ningún daño “.
Después de seis años de esclavitud en Irlanda, fue guiado por Dios para escapar, y luego luchó en la vida monástica en Auxerre en la Galia, bajo la guía del santo obispo Germano. Muchos años después fue ordenado obispo y enviado nuevamente a Irlanda, alrededor del año 432, para convertir a los irlandeses a Cristo. Sus arduas labores dieron tanto fruto que en siete años, tres obispos fueron enviados desde la Galia para ayudarlo a pastorear a su rebaño, “mis hermanos e hijos a quienes he bautizado en el Señor, tantos miles de personas”, dice en su Confesión.
Su trabajo apostólico no se logró sin mucho “cansancio y dolor”, largos viajes a través del país difícil y muchos peligros; él dice que su vida estuvo en peligro doce veces. Cuando vino a Irlanda como su iluminador, era un país pagano; Cuando terminó su vida terrenal unos treinta años más tarde, alrededor de 461, la Fe de Cristo se había establecido en cada esquina.

Tropario, tono 3
Oh Santo Jerarca, igual a los Apóstoles, San Patricio, hacedor de maravillas e iluminador de Irlanda: intercede ante el Dios misericordioso que otorgue a nuestras almas el perdón de nuestros pecados.

Condaquio, tono 4
El Maestro te reveló como un hábil pescador de hombres; y lanzando las redes de la predicación del Evangelio, trajiste a los paganos a la piedad. A aquellos que fueron hijos de la oscuridad idólatra, les diste ser hijos del día a través del santo bautismo. Oh Patricio, intercede por nosotros que honramos tu memoria.

Mártir Sabino de Hermópolis, Egipto

Marzo, Santoral

Mártir Sabino de Hermópolis, Egipto

16 de Marzo

El santo mártir Sabine era de Hermópolis en Egipto, y era conocido por su celo y piedad. Durante la persecución a Diocleciano, se ocultó con otros cristianos en una pequeña vivienda a las afueras de la ciudad. Pero cuando fue descubierto y profesó su fe en Cristo, fue llevado ante Ariano el gobernador, y después de haber sido torturado, fue ahogado en el río.

Tropario, tono 4
Tu mártir, oh Señor Dios nuestro, por sus luchas recibió de ti la corona incorruptible, porque, habiendo conseguido tu fuerza, derribó a los tiranos y destruyó la presunción impotente de los demonios. Por sus oraciones, oh Cristo Dios, salva nuestras almas.

Mártires Agapio, Pauplio, Timolao, Romulo, dos llamados Dionisio y dos llamados Alejandro en Cesarea de Palestina

Marzo, Santoral

Mártires Agapio, Pauplio, Timolao, Romulo, dos llamados Dionisio y dos llamados Alejandro en Cesarea de Palestina

15 de Marzo

Estos santos mártires, combatieron piadosamente durante el reinado de Dioclesiano (284-305) y Urbano era gobernador de Cesarea en Palestina.
Cuando Urbano ordenó que junto con un festival pagano, ciertos cristianos condenados fueron lanzados públicamente a las bestias salvajes, Timolao, un nativo de Ponto, Dionisio de Trípolis en Fenicia, Rómulo de Diospolis, Plesio (o Paisio) y Alejandro de Egipto, y otro Alexander de Gaza, se ató las manos y se presentó a Urbano cuando el festival estaba por comenzar, profesando su fe en Cristo; fueron inmediatamente encarcelados. Pocos días después, Agapios y Dionisio también se presentaron. Todos fueron decapitados juntos en Cesarea.

Tropario, tono 1
Vamos todos a suplicar a los santos mártires de Cristo el Señor, porque ellos suplican por la salvación de nuestras almas con fe y anhelo; por lo tanto, acerquémonos a ellos, porque desbordan con la gracia divina de las curaciones, y ahuyentan como guardianes de la fe, a las huestes de demonios aterrorizados.

Nuestro Venerable Padre Benedicto (Benito) de Nursia, abad

Marzo, Santoral

Nuestro Venerable Padre Benedicto (Benito) de Nursia, abad

14 de Marzo

Este santo cuyo nombre significa Bendito, nació en la región de Nursia en Italia en el año 480, de padres ricos y distinguidos. No perseveró demasiado en la escuela, porque notaba que la educación de los libros podía hacerle perder “el gran entendimiento del alma”. Salió de la escuela y se fue a un monasterio donde el monje Román lo tonsuró. Después se retiró a un monte empinado, donde en una cueva pasó más de tres años en grandes trabajos espirituales. Román le llevaba pan y lo subía a la empinada pared del peñasco con una cuerda hasta la entrada de la cueva. Cuando se hizo conocido en la cercanía, para evitar la alabanza de la gente, se alejó de esa cueva. Era muy riguroso consigo mismo. Una vez cuando una impura furia de pasión corporal le atacó, él se desnudó y comenzó a rodar sobre una ortiga y espinas, hasta rechazar todo pensamiento de mujer.
Dios lo dotó con muchos dones espirituales: clarividencia, curación, expulsión de los malos espíritus, la resurrección de los muertos; se aparecía a otros en la distancia, tanto en sueños como en visiones. Una vez percibió que el vaso de vino que le habían servido tenía veneno, él hizo la señal de la cruz sobre el vaso y el vaso se reventó.
Fundó doce monasterios, donde en cada uno al principio había doce monjes. Después compiló la específica regla que será conocida como “Benedictina” que aun se conserva en la iglesia romana.
Seis días antes de su muerte y percibiendo que su fin se acercaba, ordenó que se abriera la tumba que había sido previamente preparada; reunió a todos los monjes, les dio consejos y luego entregó su alma al Señor, a quien fielmente había servido en pobreza y pureza.
Su hermana Escolástica vivía en un monasterio de mujeres, e imitando a su hermano, ella misma también vivió en ascetismo y alcanzó una gran perfección espiritual. Cuando san Benedicto entregó su alma, dos monjes, uno de viaje y otro en alguna lejana celda estando en oración, vieron simultáneamente la misma visión: un camino desde la tierra al cielo cubierto con preciosas telas e iluminado por ambos lados con hileras de gente; en la cima de ese camino estaba un hombre de indescriptible belleza y luz, que les dijo que ese camino estaba preparado para Benedicto, el amado de Dios. Por esta visión, esos dos hermanos comprendieron que su buen abad había partido de este mundo. Murió pacíficamente en el 543 y pasó al eterno reino de su Rey Cristo.

Tropario, tono 8
En ti fue conservada la imagen de Dios fielmente, oh Padre Benedicto, pues tomando la cruz seguiste a Cristo y practicando, enseñaste a despreocuparse de la carne, que es efímera y a cuidar, en cambio, el alma inmortal. Por eso hoy tu espíritu se regocija junto con los ángeles.

Condaquio, plagal del tono 4
Oh sol que brillas con el resplandor de un Místico día de primavera, que iluminaste a los monásticos de las tierras occidentales, eres dignamente el nombre de la bendición; Nos purificas a fondo de la inmundicia de las pasiones con el sudor de tus ilustres logros, a los que clamamos a ti: Regocíjate, oh Benedicto tres veces bendito.

Traslado de las reliquias de san Nicéforo el Confesor, patriarca de Constantinopla

Marzo, Santoral

Traslado de las reliquias de san Nicéforo el Confesor, patriarca de Constantinopla

13 de Marzo

La fiesta de san Nicéforo, se celebra el 2 de junio. La traslación de sus santas reliquias tuvo lugar en el año 846 cuando san Metodio (14 de junio) era Patriarca Ecuménico

Tropario, tono 4
La verdad de tus obras te ha mostrado a tu rebaño cual regla de fe, icono de mansedumbre y maestro de abstinencia. Así que alcanzaste, por la humildad, alturas, y por la pobreza, riquezas. ¡Oh santo obispo Nicéforo, intercede ante Cristo Dios, para que salve nuestras almas!

San Gregrorio Magno, Papa de Roma, el Dialoguista; San Teófano el Confesor del Monte Sigriane

Marzo, Santoral

San Gregrorio Magno, Papa de Roma, el Dialoguista.

12 de Marzo

San Gregorio nació en Roma de padres nobles y ricos alrededor del año 540. Mientras el Santo aún era joven, su padre murió. Sin embargo, su madre, Silvia, se ocupó de que su hijo recibiera una buena educación tanto en el aprendizaje secular como espiritual. Se convirtió en Prefecto de Roma y buscó agradar a Dios incluso en el mundo; luego, adoptó la vida monástica; Fue nombrado Archidiácono de Roma, y en 579, Apocrisiario (representante o legado papal) en Constantinopla, donde vivió durante casi siete años. Regresó a Roma en 585 y fue elegido Papa en 590. Es conocido especialmente por sus escritos y su gran caridad y entrega, y también porque, por iniciativa suya, comenzó el trabajo misionero entre el pueblo anglosajón. También se le atribuye la introducción en Roma del canto eclesiástico que toma de él el nombre de canto gregoriano; el canto que había escuchado en Constantinopla lo había impresionado profundamente e importó muchos elementos al canto eclesiástico de Roma. Se desempeñó como obispo de esa ciudad desde el 590 al 604.
A san Gregorio, también se atribuye la composición de la Divina Liturgia de los Dones Presantificados que se conserva y celebra únicamente en la Iglesia Ortodoxa durante la Gran Cuaresma y primeros días de la Gran Semana Santa.
Tropario, tono 4
La verdad de tus obras te ha mostrado a tu rebaño cual regla de fe, icono de mansedumbre y maestro de abstinencia. Así que alcanzaste, por la humildad, alturas, y por la pobreza, riquezas. ¡Oh santo obispo Gregorio Magno, intercede ante Cristo Dios, para que salve nuestras almas!

Condaquio, plagal del tono 4
A ti, que eres el arpa melodiosa de la Iglesia inspirada por Dios, lengua de sabiduría que verdaderamente poseyó a Dios, a ti, como se encuentra, ahora te ofrecemos alabanzas; porque verdaderamente tenías el celo del coro de los Apóstoles y seguías sus pasos como su digno heredero; y a ti te decimos: Alégrate, divino Padre Gregorio.

San Teófano el Confesor del Monte Sigriane

Nació en el 760 de padres ilustres, y aceptando su decisión se casó y se convirtió en miembro de la guardia ceremonial del Emperador.
Más adelante con el consentimiento de su esposa, abandonó el mundo y abrazó la vida monástica, habitando distintos monasterios fundados por él mismo
Murió el 12 de marzo del 815 en la isla de Samotracia a donde a causa de su confesión pública de la Fe Ortodoxa, había sido exiliado por el Emperador iconoclasta León el Armenio.

Tropario, tono 8
Oh guía de la recta fe, maestro de la devoción y dignidad, astro del universo, belleza de los anacoretas inspirada por Dios, San Teófano el Confesor, que has iluminado a todos con tus enseñanzas, oh lira del Espíritu: ¡Intercede ante Cristo Dios, para que salve nuestras almas!

Condaquio, tono 2
Al recibir de Dios una revelación desde las alturas, rápidamente dejaste la agitación del mundo, oh santo; y como monje recibiste el poder de realizar milagros y la gracia de la verdadera profecía, privándote de las riquezas y de tu esposa.