Febrero, Santoral

San Procopio el Confesor, de Decápolis

27 de Febrero

Provenía de Decápolis, una serie de diez pueblos alrededor del mar de Galilea, y por eso fue llamado el decapólita.
En su juventud siguió una vida ascética y cumplió todos los esfuerzos prescritos para la purificación del corazón y la elevación del alma a Dios. Cuando estalló la persecución contra los iconos por el malvado emperador León el Isaurico, Procopio, se levantó en defensa de los iconos, mostrando que su veneración no es idolatría, porque los cristianos saben que cuando veneran a los iconos, no se inclinan ante la materia inerte, sino ante los santos vivos, que están en estos iconos. Por ello san Procopio fue detenido, torturado brutalmente, azotado y cepillado con hierro. Cuando el cuerpo del malvado emperador León pereció (ya que su alma había perecido mucho antes), los iconos fueron devueltos a las iglesias y Procopio regresó a su monasterio donde pasó el resto de sus días en paz.
Siendo ya anciano partió al reino de los cielos, donde ve con alegría a los vivientes ángeles y santos, cuyas figuras en los iconos honraba en la tierra.
Tropario, tono 8
Con la efusión de tus lágrimas, regaste el desierto estéril; y por los suspiros profundos, tus fatigas dieron frutos cien veces más, volviéndote un astro del universo, brillante con los milagros. ¡Oh nuestro justo padre Procopio, suplícale a Cristo Dios que salve nuestras almas!

Condaquio, tono 4
Oh renombrado Procopio, teniéndote como estrella de la mañana en este día, la Iglesia disipa toda la penumbra de las doctrinas malvadas, mientras te honra, oh iniciado del Cielo y hombre de Dios.

 

San Rafael (Hawaweeny) obispo de Brooklyn

27 de Febrero

Nuestro padre, Raphael de Brooklyn (20 de noviembre de 1860 – 27 de febrero de 1915), nació en Beirut, Líbano, de padres refugiados sirios damascenos. Fue educado en la Escuela Patriarcal de Damasco, la Escuela de Teología Ortodoxa en la Isla Halki, Turquía, y en la Academia Teológica en Kiev, de la Iglesia Rusa. En 1904 se convirtió en el primer obispo ortodoxo en ser consagrado en América del Norte; la consagración fue realizada por el arzobispo San Tijon de Moscú y el obispo Inocencio en la ciudad de Nueva York. Sirvió como obispo de Brooklyn, Nueva York hasta su muerte.
Durante el curso de su ministerio como obispo auxiliar de la Iglesia Ortodoxa Rusa en América, San Rafael fundó la actual catedral primacial de la Arquidiócesis Ortodoxa Antioquena de América del Norte (Catedral de San Nicolás); estableció treinta parroquias y ayudó en la fundación del monasterio ortodoxo de San Tijon en South Canaan, Pensilvania.
El Obispo Rafael fue glorificado (agregado al número de los santos) por el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa en América en su sesión de marzo de 2000, y los servicios de glorificación de ese Santo Sínodo tuvieron lugar en mayo de ese año en el Monasterio de San Tijon con la participación de obispos representantes de la Arquidiócesis ortodoxa antioquena de América del Norte, la Arquidiócesis ortodoxa griega de América y la Iglesia de Polonia. Es conmemorado por la Iglesia Ortodoxa en América el 27 de febrero, el aniversario de su muerte, y por la Iglesia de Antioquía el primer sábado de noviembre, poco antes de la fiesta patronal de san Rafael (la Fiesta de los Arcángeles, 8 de noviembre).

Tropario, tono 3
¡Alégrate, oh Padre Rafael, adorno de la Santa Iglesia, campeón de la verdadera fe, Buscador de los perdidos, Consuelo de los oprimidos, Padre de huérfanos y amigo de los pobres, Pacificador y Buen Pastor, Alegría de todos los ortodoxos, Hijo de Antioquía y gloria de América: Intercede ante Cristo Dios por nosotros y por todos los que te honran.

About the Author