iglesiaortodoxa

En Antioquía fue donde, por primera vez, los discípulos recibieron el nombre de "cristianos" (Hechos 11, 26)

Boletín del 24/06/2018

Recuerdo del Precursor

San Juan Bautista

El nacimiento del Precursor

disolvió el triste silencio del padre y la esterilidad de la madre,

y anunció el júbilo eminente; por lo que la creación entera lo celebra con alegría.

Exapostelario

Himnos de la Liturgia

Tropario de la Resurrección

Tono 3

audio27Que se alegren los celestiales,
y que se regocijen los terrenales;
Porque el Señor desplegó la fuerza de su brazo,
pisoteando la muerte con su muerte.
Y Siendo el primogénito de entre los muertos,
nos salvó de las entrañas del Hades
y concedió al mundo la gran misericordia.

Tropario de San  Juan el Bautista

Tono 2

La memoria del justo es con alabanzas,
pero a ti, oh Precursor, te basta el testimonio del Señor;
porque te volviste verdaderamente el más honrado de los profetas
al ser digno de bautizar en el Jordán al que fue anunciado;
y así como defendiste la verdad, con alegría
anunciaste, hasta a los que estaban en el Hades, a Dios que se ha revelado en el cuerpo,
que quita el pecado del mundo y nos otorga la gran misericordia.

Condaquio

Tono 4

Oh Protectora de los cristianos
indesairable; Mediadora, ante el Creador,
irrechazable: no desprecies las súplicas de nosotros,
pecadores, sino acude a auxiliarnos,
como bondadosa, a los que te invocamos con fe. 
Sé presta en intervenir y apresúrate con la súplica,
oh Madre de Dios, que siempre proteges a los que te honran.

Lecturas Bíblicas

Carta del Apóstol San Pablo a los Romanos  (13:11 – 14:4)

Hermanos: La salvación está más cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe. La noche está avanzada. El día se avecina. Despojémonos, pues, de las obras de las tinieblas y revistámonos de las armas de la luz. Como en pleno día, procedamos con decoro; nada de comilonas y borracheras; nada de lujurias y desenfrenos; nada de rivalidades y envidias. Revístanse más bien del Señor Jesucristo y no se interesen en la carne para satisfacer su concupiscencia.

Acojan bien al que es débil en la fe, sin discutir opiniones. Uno cree poder comer de todo, mientras el débil no come más que verduras. El que come, no desprecie al que no come; y el que no come, tampoco juzgue al que come, pues Dios le ha acogido. ¿Quién eres tú para juzgar al criado ajeno? Que se mantenga en pie o caiga sólo interesa a su amo; pero quedará en pie, pues poderoso es el Señor para sostenerlo.

Evangelio según San Lucas (Lc. 1:1-25,  57-68,  76,  80)

Puesto que muchos han intentado narrar ordenadamente las cosas que se han verificado  entre nosotros, tal como nos las han transmitido los que desde el principio fueron testigos oculares y servidores de la Palabra, he decidido yo también, después de haber investigado diligentemente todo desde los orígenes, escribírtelo por su orden, ilustre Teófilo, para que conozcas la certeza de las enseñanzas que has recibido. En aquel tiempo, hubo en los días de Herodes, rey de Judea, un sacerdote, llamado Zacarías, del grupo de Abías, casado con una mujer descendiente de Aarón, que se llamaba Isabel, los dos eran justos ante Dios, y caminaban sin tacha en todos los mandamientos y preceptos del Señor. No tenían hijos, porque Isabel era estéril, y los dos de avanzada edad. Sucedió que, mientras Zacarías oficiaba delante de Dios, en el turno de su grupo, le tocó en suerte, según el uso del servicio sacerdotal, entrar en el Santuario del Señor para quemar el incienso. Toda la multitud del pueblo estaba fuera en oración, a la hora del incienso. Y se le apareció el Ángel del Señor, de pie, a la derecha del altar del incienso. Al verlo Zacarías, se turbó, y el temor se apoderó de él. El Ángel le dijo: «No temas, Zacarías, porque tu petición ha sido escuchada; Isabel, tu mujer, te dará a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Juan; será para ti gozo y alegría, y muchos se gozarán en su nacimiento, porque será grande ante el Señor; no beberá vino ni licor; estará lleno del Espíritu Santo ya desde el seno de su madre, y a muchos de los hijos de Israel, los convertirá al Señor su Dios, e irá delante de Él con el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y a los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.» Zacarías dijo al Ángel: «¿En qué lo conoceré? Porque yo soy viejo y mi mujer avanzada en edad.» El Ángel le respondió: «Yo soy Gabriel, el que está delante de Dios, y he sido enviado para hablarte y anunciarte esta buena nueva. He aquí, que te vas a quedar mudo y no podrás hablar hasta el día en que sucedan estas cosas, porque no diste crédito a mis palabras, las cuales se cumplirán a su tiempo.» El pueblo estaba esperando a Zacarías y se extrañaba de su demora en el Santuario. Cuando salió, no podía hablarles, y comprendieron que había tenido una visión en el Santuario; les hablaba por señas, y permaneció mudo. Y sucedió que cuando se cumplieron los días de su servicio, se fue a su casa. Días después, concibió su mujer Isabel; y se mantuvo oculta durante cinco meses diciendo: «Esto es lo que ha hecho por mí el Señor en los días en que se dignó quitar mi oprobio entre los hombres.»

Se le cumplió a Isabel el tiempo de dar a luz, y tuvo un hijo. Oyeron sus vecinos y parientes que el Señor le había hecho gran misericordia, y se congratulaban con ella. Y sucedió que, al octavo día, fueron a circuncidar al niño, y querían ponerle el nombre de su padre, Zacarías, pero su madre, tomando la palabra, dijo: «No; se llamará Juan.» Le decían: «No hay nadie en tu parentela que tenga ese nombre.» Y preguntaban por señas a su padre cómo quería que se llamase. Él pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre.» Y todos quedaron admirados. Y al punto, se abrió su boca y su lengua, y hablaba bendiciendo a Dios.  Invadió el temor a todos sus vecinos, y en toda la montaña de Judea se comentaban todas estas cosas; todos los que las oían las grababan en su corazón diciendo: «¿Qué será este niño?» Y la mano del Señor estaba con él. Zacarías, su padre, quedó lleno del Espíritu Santo, y profetizó diciendo: «¡Bendito el Señor Dios de Israel porque ha visitado y redimido a su pueblo!

Y tú, niño, serás llamado profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor para preparar sus caminos.»

El niño crecía y se fortalecía en espíritu; vivió en los desiertos hasta el día de su manifestación a Israel.

Mensaje Pastoral

El amigo del Novio

¡La memoria del Justo es con alabanzas, pero tú, oh Precursor, te basta el testimonio del Señor!

El 24 de junio, seis meses antes de la Natividad del Señor, conmemoramos el nacimiento de San Juan Bautista. Normalmente la Iglesia celebra a un santo el día de su muerte, por ser la fecha en el que ha cumplido con «la buena batalla» y ha recibido «la corona de gloria». Sin embargo, a San Juan se le celebra también en el día de su nacimiento por considerarse a este como parte del plan salvífico de Dios, siendo él el mensajero que prepararía la llegada del Mesías, según la profecía de Malaquías: «Yo envío mi mensajero delante de Ti, que preparará por delante tu camino.» Por eso se le llama Precursor. San Lucas se interesa por iniciar su Evangelio con el relato del nacimiento de Juan como preámbulo de la Buena Nueva.

Juan nace de unos padres devotos, Zacarías e Isabel, de un modo milagroso —ya que los dos eran de edad avanzada—  lo que nos recuerda la intervención divina para con Abraham y Sara, y también el nacimiento prodigioso de Samuel. Así, que ese acontecimiento forma un vínculo natural entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. La importancia del Antiguo Testamento consiste precisamente en este sucesión de eventos en los que el Señor intervine —independientemente de si la actitud del pueblo israelí fuese de justicia o pecado— para elevarlo un escalón más hacia el objetivo mismo de la  «Alianza» de Dios desde el principio.

Durante los siglos y décadas previos al Nacimiento de nuestro Salvador, se hablaba con frecuencia del grupo del  «Resto»; son los judíos que a pesar de las dificultades y pruebas (deportación, destrucción del templo, dominación de los romanos) mantuvieron viva su fidelidad y fija la mirada en la venida del Mesías. Juan se gesta en el seno de esta comunidad «Resto» y he aquí que goza, desde muy pronto, y salta en el vientre de su madre al percibir la recompensa de lo esperado desde antaño.

Muchos se confundían al advertir la justicia y la rectitud de Juan y pensaban que era el Mesías, pero él siempre fue claro en la definición de su misión: «Yo no soy el Cristo, sino enviado delante de Él», «yo soy la voz del que clama en el desierto: Rectifiquen el camino del Señor», «conviene que Él crezca, y que yo mengüe». A menudo leyendo las Santas Escrituras, nos encontramos con esta veneración al Bautista, a quien el Señor elogió: «En verdad les digo, que no ha surgido entre los nacidos de mujer uno mayor que Juan el Bautista» (Mt 11:13), pero al mismo tiempo percibimos esta jerarquía siempre respetada ante Cristo: «El que tiene a la novia es el novio; mas el amigo del novio […] se llena de gozo al oír la voz del novio», decía Juan en alusión a su precisa dignidad ante Jesús (Jn 3:28).

La Epístola que la Iglesia lee en la fiesta presente en honor al Precursor conserva el mismo lineamiento. «El día se avecina […] procedamos con decoro; nada de comilonas y borracheras; nada de lujurias y desenfrenos; nada de rivalidades y envidias.» Ésta exhortación de San Pablo para cada cristiano brinda homenaje tanto a la prédica del Bautista «conviértanse que el Reino del Cielo está cerca» como a su modo de vivir, sobrio, ascético y vigilante. Sin embargo, la vigilia y la moderación ascética  —por más importantes e indispensables que sean— quedan siempre al servicio del amor: «Acojan bien al que es débil en la fe […] el que come, no desprecie al que no come, y el que no come, tampoco juzgue al que come». La vigilia es nada si provoca que se juzgue al prójimo. Es nula la oración cuando nos encierra en una torre de soberbia lejos del hermano. Vano es el sacrificio que no lleva a la misericordia. 

La fiesta de hoy resalta la virtud de San Juan Bautista profeta y precursor, su vigilia, ascetismo y rectitud de vida, un modo de vivir que prepara el camino a la jerarquía máxima, al amor perfecto, «a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo» (Ef 4:13), de quien sea la gloria por los siglos. Amén.

Nuestra Fe y Tradición

El símbolo del pez

Desde los primeros años del Cristianismo, el pez ha sido un símbolo importante entre los cristianos, que los identificaba, una contraseña por la cual se reconocían entre sí, que son seguidores del Camino.

Eso se debe primeramente a la llamada apostólica de Cristo hacia los discípulos y Pedro: “Yo les haré pescadores de hombres”. Entonces este símbolo expresaba el ser atrapado por las redes de la predicación. Pero también el pez era el símbolo de la fe en “Jesucristo, Hijo de Dios, el Salvador”. Porque las letras de la palabra griega ΙΧΘΥΣ “ijthis” (que significa pez) son las iniciales de las palabras de la mencionada frase:

 Ιησούς (Jesús) /Χριστός (Cristo) / Θεού (Dios)/ Υιός  (Hijo)/ Σωτήρ (Salvador).

Posteriormente también en la literatura monástica el símbolo de pez conservó su importancia, e indicaba la constante vigilia del alma, ya que el pez, como no tiene párpados, duerme con los ojos abiertos. “Yo dormía, pero mi corazón velaba.” (Cant. 5,2).

Considerando esta tradición, entendemos porque encontramos a menudo ilustración de pez como adorno principal en el arte cristiano, y también porqué la iglesia estableció comer pescado en algunas fiestas del Señor, como en la de la Anunciación o el Domingo de Ramos, proclamando con este gesto su fe en Jesucristo, Hijo de Dios, Salvador del mundo.

Vida de Santos

Profeta San Juan el Bautista

24 de junio

El Profeta San Juan el Bautista es considerado después de la Virgen María el santo mas honrado. En su honor fueron establecidas las siguientes celebraciones: el 6 de octubre- su concepción, el 7 de julio- su nacimiento, el 11 de septiembre- su martirio (fecha en la cual lo decapitaron), el 20 de enero – San Juan el Bautista en relación con la festividad del Bautismo en el Jordán (Teofanía), 9 de marzo 1° y 2° hallazgo de su cabeza, el 25 de octubre – la conmemoración del traslado de su mano derecha desde Malta hacia Gatchina (cerca de S.Petersburgo).

El Profeta San Juan el Bautista era hijo del sacerdote Zacarías, casado con Santa Isabel (descendiente de Aarón). Sus padres vivían cerca de Hebrón (en una región montañosa) al sur de Jerusalén. Por parte de su madre él era pariente de Nuestro Señor Jesucristo y nació seis meses antes que el Señor.

Como lo narra el Evangelista San Lucas, el Arcángel Gabriel, se apareció a su padre Zacarías en el Templo y le anunció el nacimiento de su hijo. Y así estos devotos esposos, de edad avanzada, privados del consuelo de tener descendencia, tuvieron por fin un hijo, el cual ellos pidieron en sus oraciones.

Por misericordia de Dios él se liberó de la muerte entre miles de niños que fueron matados en Belén y sus alrededores. San Juan creció en un desierto salvaje, y se preparaba para la gran labor, llevando una forma de vida severa -ayunando, rezando y meditando en su destino preparado por Dios. Llevaba una vestimenta tosca, sujeta con un cinto de cuero, se alimentaba con miel silvestre y langostas. Él siguió una vida de ermitaño hasta el momento en el que el Señor lo llamó a los 30 años de edad para profetizar al pueblo hebreo.

Santos Pedro y Pablo, apóstoles

29 de junio

Solemnidad de san Pedro y san Pablo, apóstoles. Simón, hijo de Jonás y hermano de Andrés, fue el primero entre los discípulos que confesó a Cristo como Hijo de Dios vivo, y por ello fue llámado Pedro. Pablo, apóstol de los gentiles, predicó a Cristo crucificado a judíos y griegos. Los dos, con la fuerza de la fe y el amor a Jesucristo, anunciaron el Evangelio en la ciudad de Roma, donde, en tiempo del emperador Nerón, ambos sufrieron el martirio: Pedro, como narra la tradición, crucificado cabeza y Pablo, degollado En este día, su triunfo es celebrado por todo el mundo con honor y veneración.

Virtud cristiana

Sobre el agradecimiento a Dios

A pesar de no ver a Dios con nuestros ojos, sabemos que Él se preocupa de nuestro bien más, que una madre más amante. Él ordena al sol de iluminar, calentar y vivificarnos, envía la lluvia y la fertilidad, nos da alimentos y alegra nuestros corazones. Él ordenó a la tierra producir diferentes frutos, que alimentan y mantienen nuestro cuerpo con vida, y obliga a los animales a servirnos. Así, por Su voluntad montañas y valles, mares y ríos, árboles y piedras, pájaros y peces, tierra y aire – todo sirve para nuestro provecho y gozo. Su fuerza Divina nos sostiene, prolonga y guarda nuestra vida en medio de peligros y adversidades del mundo. Por consiguiente, “por Él vivimos, nos movemos y existimos.” Cada momento de nuestra vida es el don de Su infinita misericordia, cada respiración nuestra es el signo de Su paternal benevolencia; cada palpitación de nuestro corazón es la obra de Su altísimo amor y misericordia.

Así, penetrando en los caminos de la Providencia Divina en nuestra vida, vemos, que no tanto el deber y la obligación, sino todo nuestro ser en el presente y en el futuro, exige que no seamos insensibles ante las bondades Divinas! Hay que agregar, que nuestro agradecimiento es necesario, no tanto a Dios, como a nosotros mismos. Dando gracias a Dios, recordamos Su amor hacia nosotros, Su continua preocupación, y el mar de bondades materiales y espirituales, que diariamente vierte sobre nosotros. Este recuerdo aclara a nuestra mente, nos hace entender claramente en que consiste la verdadera meta de nuestra vida, y nos ayuda a separar lo principal de lo secundario.

Además el agradecimiento a Dios disipa la melancolía, aleja la tristeza, nos devuelve la energía y anima el espíritu. El agradecimiento a Dios se puede comparar con los rayos tibios del sol, penetrando al oscuro sótano de nuestra alma. Del contacto con el Sol Espiritual, el alma se entibia, el hombre se vuelve más bondadoso y preparado para amar.

Tratemos cada día, y en particular los domingos, agradecer a nuestro Creador y Salvador – esto servirá como un excelente remedio para nuestra alma.

Frases Bíblicas

  • “Juan es aquel de quien dice la Escritura: ‘Yo envío mi mensajero delante de ti para que te prepare el camino.’” (Mateo 11: 10)
  • “Hubo un hombre llamado Juan, a quien Dios envió como testigo, para que diera testimonio de la luz y para que todos creyesen por medio de él.” (Juan 1: 6-7)
  • “Juan dio testimonio de él diciendo: “A este me refería yo cuando dije que el que viene después de mí es más importante que yo, porque existía antes que yo.”” (Juan 1: 15)

Felicitación

Felicitamos a la Comunidad de San Juan Bautista en Honduras y a todos nuestros fiesles que llevan el nombre de San Juan Bautista. ¡Dios llene su vida y la de todos nosotros con el ánimo, la fe y el amor por la intercesión del Santo Profeta. Amén.

© 2017 Iglesia Ortodoxa Antioquena

Arquidiócesis de México, Venezuela, Centroamérica y el Caribe

C.Pirules No. 110 col. Jardines del Pedregal 01900, México D.F.

+52 (55) 5652 7772

ortodoxia@prodigy.net.mx