2016

16° Domingo de Mateo 

febrero10_S.Caralampio

 

Himnos de la Liturgia

Tropario de la Resurrección

Tono 3

audio1Que se alegren los celestiales, y que se regocijen los terrenales;
Porque el Señor desplegó la fuerza de su brazo,
pisoteando la muerte con su muerte.
y Siendo el primogénito de entre los muertos,
nos salvó de las entrañas del Hades
y concedió al mundo la gran misericordia.

Condaquio de la Presentación del Señor en el Templo

Tono 4

Por tu nacimiento santificaste las entrañas de la Virgen,
oh Cristo Dios, las manos de Simeón bendijiste debidamente,
y a nosotros nos alcanzaste y salvaste.
Conserva a tus fieles en la paz y auxilia a los que amas
porque Tú eres el único Amante de la humanidad

Lecturas Bíblicas

Primera Carta del Apóstol San Pablo a Timoteo (1: 15-17)

Hijo mío, Timoteo: Cierta es la palabra y digna de toda aceptación: Cristo Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores, de los cuales el primero soy yo. Mas por eso encontré misericordia, para que Jesucristo, en mí primeramente, manifestase toda su paciencia, como ejemplo de los que habían de creer en Él para vida eterna. Al Rey de los siglos, al inmortal, invisible y único sabio Dios, honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Evangelio según San Mateo (25: 14-30)

Dijo el Señor esta parábola: «El Reino de los cielos es semejante a un hombre que,al ausentarse, llamó a sus siervos y les encomendó su hacienda: a un odio cinco talentos, a otro dos y a otro uno, a cada cual según su capacidad;y se ausentó. Enseguida, el que había recibido cinco talentos se puso a negociar con ellos y ganó otros cinco. Igualmente el que había recibido dos ganó otros dos. En cambio el que había recibido uno se fue, cavó un hoyo en tierra y escondió el dinero de su señor. Al cabo de mucho tiempo, vuelve el señor de aquellos siervos y ajusta cuentas con ellos. Llegándose el que había recibido cinco talentos,presentó otros cinco, diciendo:“Señor, cinco talentos me entregaste:aquí tienes otros cinco que he ganado.” Su señor le dijo: “¡Bien,siervo bueno y fiel! En lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré: entra en el gozo de tu señor.”Llegándose también el de los dos talentos dijo: “Señor, dos talentos me entregaste: aquí tienes otros dos que he ganado.” Su señor le dijo: “¡Bien,siervo bueno y fiel! En lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré: entra en el gozo de tu señor.”Llegándose también el que había recibido un talento dijo: “Señor, sé que eres un hombre duro, que cosechas donde no sembraste y recoges donde no esparciste. Por eso me dio miedo, y fui y escondí entierra tu talento. Mira, aquí tienes lo que es tuyo.” Mas su señor le respondió: “Siervo malo y perezoso:sabías que yo cosecho donde no sembré y recojo donde no esparcí;debías, pues, haber entregado mi dinero a los banqueros y así, al volver yo, habría cobrado lo mío con los intereses. Quítenle, por tanto, su talento y dénselo al que tiene los diez talentos. Porque a todo el que tiene,se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará. Ya ese siervo inútil, échenlo a las tinieblas de fuera. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.»

Mensaje Pastoral

Lo Tuyo de lo Tuyo…

“Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes otros cinco que he ganado.”
Las palabras del buen siervo presentan el concepto cristiano del mundo y de todo lo que le pertenece; pues éste confesó que todo el “capital” que tenía era un don de su amo “cinco talentos me entregaste”, mientras el siervo malagradecido negó la generosidad de su señor: “sé que eres un hombre duro, que cosechas donde no sembraste y recoges donde no esparciste…”
Si el capital es la buena creación que Dios puso en las manos de Adán “para que la labrase y cuidase”, Adán tenía que ser el sacerdote que ofreciese labrado el paraíso a su Creador, pero él prefirió consumirlo para sí mismo y cayó del gozo de su Señor, es decir, perdió su sacerdocio.
Pero de nuevo san Pedro nos dice: “vosotros sois linaje elegido, sacerdocio real…” (1Ped.2,16) lo que significa que, en Cristo, recuperamos el primer privilegio de labrar el mundo y ofrecerlo a Dios. En la Liturgia, el presbítero, elevando la oración de todos los fieles, dice: “Lo tuyo de lo tuyo, te ofrecemos por todo y para todo.” Pues el pan que ofrecemos no es sino el trigo que Dios nos has dado, pero trabajado con nuestro esfuerzo, con nuestra vida.
El sacerdocio real, que todos reobtenemos en el Bautismo, nos retorna al destino principal: Acción de gracias, en la que devolvemos a Dios lo que es suyo. Los distintos talentos que tenemos (virtudes, riquezas, bellaza, fuerza, inteligencia…) son gracia de Dios, que no merece ser escondida en la tierra más baja de nuestra vida, sino que, con empeño y constancia, trabajarlos por la gloria de Dios:

“¡Bien, siervo bueno y fiel!; en lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.”

Nuestra Fe y Tradición

Sobre el lugar de oración en la casa

“Era hermoso el tiempo en el que las casas eran iglesias, no como ahora, que las iglesias son casas” (San Juan Crisóstomo)

La casa del cristiano debe ser una iglesia pequeña, como manda muchos de los Santos Padres. En familia debefeb9317d91a462fbf7ff81bcf97b0fa7.wix_mp_256 multiplicarse la paz, la armonía, el entendimiento, y la casa debe arreglarse también espiritualmente, no sólo siguiendo las tendencias modernas en cuanto a diseño y adorno, que cada vez son más extrañas, más frías y más lejanas al auténtico espíritu cristiano.

Entonces, en cada casa debe haber “una esquina para la oración”, un lugar en el que todo ayude a la mente y al corazón a elevarse en oración. Este debe ser un lugar cuidado, limpio, en la parte más tranquila de la casa, más lejana del ruido cotidiano o de aparatos como el televisor, que inducen al desasosiego y que impiden centrar los pensamientos y los sentimientos en un solo punto.

Si viviendo en un apartamento, reservar un cuarto para orar y guardar objetos religiosos es difícil, teniendo una casa completa, el asunto es mucho más sencillo. No cuesta nada dedicar un espacio para ahí alejarnos de lo que nos preocupa y dedicarnos a conversar con Dios.

Es conveniente recordar que, antiguamente, en algunas regiones geográficas las familias cristianas pudientes construían pequeñas capillas en los jardines de sus casas, o en algún terreno propio, capillas a las que eran llamados sacerdotes para oficiar alguna ceremonia cuando había necesidad, permaneciendo dichos lugares como refugios permanentes para el descanso espiritual.

Sin embargo, actualmente las personas ya no suelen orar como lo hacían, por ejemplo, nuestros padres o abuelos. En nuestros días, aquellos que tienen alguna posibilidad financiera buscan construir casas grandes, con espacios grandes para vehículos y áreas reservadas exclusivamente para recrearse, olvidándose de guardar aún una esquina pequeña para hacer un altar familiar.

En nuestra esquina de oración no debe haber nada que nos pueda distraer de nuestras meditaciones, nuestras reflexiones y de nuestra comunicación con nuestro Creador. Ahí, en nuestro altarcito, debe haber sólo los íconos que elijamos, cuidadosamente puestos en la pared. También ahí debemos guardar la Anáfora y el Agua Bendita que traigamos de la Iglesia; además, las ramitas de albahaca y las flores bendecidas de los distintos servicios litúrgicos; también, el incienso que debemos recordarnos encender al menos semanalmente. Asimismo, es ahí donde debemos mantener permanentemente ardiendo nuestra veladora: es ahí, en ese rinconcito, a donde debe acudir cada miembro de la familia o la familia entera, buscando paz y serenidad cuando haya momentos de tentación.

¿Cuántas casas tienen un espacio así? Tristemente, pocas. Aquellos que puedan utilizar un cuarto completo para esto, que lo hagan. Si no, al menos busquemos una esquina de la casa, en la habitación menos bulliciosa y con esto, el Señor bendecirá toda la casa y la familia que en ella habita.

Aun cuando la oración puede elevarse en cualquier lugar y en cualquier momento, incluso en aquellos lugares más ruidosos o en circunstancias que no dependen de nosotros, es importante tener un lugar especial para orar, para refugiarnos en él y buscar paz espiritual, en nuestra propia casa.

Vida de Santos

San Caralampio

10 de febrero

febrero10_S.CaralampioFue martirizado en el tiempo del emperador Sauiro (194-211), en la ciudad de Efeso. Era sacerdote por mucho tiempo cuando recibió el martirio. Tenía 107 años, y parece que ha sido el mártir mayor, por edad, de toda la historia.

Le acusaron de haber formado un peligro para la seguridad del emperio porque provocaba rebelión en el pueblo. Cuando lo condujeron  ante la presencia del gobernador Luciano, estaba revestido del ornamento sacerdotal. El gobernador lo amonestó y él contestó: “Tú no sabes lo que es conveniente para mí. Te digo: no hay más dulce a mi corazón que ser perseguido por el amor de Cristo. Te suplico apliques las torturas, lo más pronto posible, sobre este viejo cuerpo, todo lo que piensas que es insoportable, para que aprendas la fuerza invencible de mi Cristo.”

Le desvistieron y lastimaron su cuerpo con garras de hierro. Sin embargo, ni un gemido, más bien decía: “Les agradezco, hermanos, porque al desgarrar mi cuerpo viejo, renuevan mi espíritu y lo aprontan para la bienaventuranza.”

Varias torturas, pero como si se hubieran aplicado al cuerpo de otro. La escena provocó la conversión de muchos. Se menciona que el santo compareció ante el mismo Emperador en Antioquía, y que en su presencia curó a un hombre endemoniado por treinta y cinco años. El demonio cuando percibió el perfume de santidad que surgía del hombre de Dios, gritó: “Te suplico, siervo de Dios, no me castigues antes de tiempo. Ordéname y yo saldré del hombre.” El santo, con la valentía de su Señor, le increpó y el hombre quedó curado.

Se agotó la paciencia del Emperador y mandó decapitarlo. La hija del emperador misma, Galina, creyó y acogió su cuerpo para enterrarlo debidamente. Su cráneo es guardado en el monasterio de san Esteban, Metéora; también hay reliquias de su cuerpo en el Monte Atos, Palestina, Chipre, las islas griegas. En Grecia, la  veneración y la devoción a san Caralampio es difundida de una manera vigorosa. La Iglesia entera, en Oriente y Occidente, lo conmemora el 10 de febrero. Sus oraciones sean con nosotros. Amén.

Sentencias de los Padres del Desierto

  • San Isaac el Sirio: “El hombre verdaderamente misericordioso no sólo da la ayuda a que está obligado, sino que soporta con alegría la injusticia que los otros le infligen y les perdona. Es verdaderamente misericordioso aquel que sacrifica su alma por su hermano y no aquel que, por medio de la limosna, es caritativo con él”.
  • San Efrén el Sirio: “Preocupémonos por adquirir los bienes eternos que nos han sido prometidos. Preocupémonos antes de que llegue la noche y se cierre el mercado. Busquemos entre los pobres y los indigentes amigos para la vida de arriba…”.
  • Uno de los Padres decía: «Es imposible que uno vea su rostro en un agua turbia.Tampoco el alma, si no se purifica de pensamientos extraños, puede contemplar a Dios en la oración»

About the Author