16. San Ticón, obispo de Amato en Chipre

San Ticón, nació en la ciudad de Amato en la isla de Chipre. Sus padres criaron a su hijo en la piedad cristiana y le enseñaron a leer libros sagrados. Se dice que el don de hacer milagros le fue concedido desde muy joven.
Aceptaron al joven piadoso en el clero de la iglesia y lo convirtieron en lector. Más tarde, el obispo de Amato, lo ordenó diácono. Después de la muerte del obispo Mnemonio, San Ticón por acuerdo general fue elegido obispo de Amato. San Epifanio, obispo de Chipre (12 de mayo), presidió el servicio.
San Ticón trabajó con celo para erradicar los restos del paganismo en Chipre; destruyó un templo pagano y difundió la fe cristiana. El santo obispo fue generoso, sus puertas estaban abiertas a todos, escuchaba y atendía con amor el pedido de cada persona que acudía a él. Sin temer amenazas ni torturas, confesó firme y valientemente su fe ante los paganos.
En el servicio a San Ticón se afirma que él previó el momento de su muerte, que ocurrió en el año 425.

Tropario, tono 1
Al morar en desierto cual un ángel en cuerpo, * has realizado milagros, Ticón, padre teóforo. * Con ayuno, pues, vigilia y oración, * has tomado celestes dádivas, * ya que curas los malestares de las almas, * que a ti acuden con fervor: * ¡Gloria al que te ha fortificado! * ¡Gloria, que la corona te ha dado! * ¡Gloria, que, por tu medio, * ha brindado curación a todos!

11. Santos Apóstoles Bartolomé y Bernabé; San Lucas de Simferópol

San Bartolomé fue uno de los Doce Apóstoles, y era originario de Galilea; esto es todo lo que se sabe con certeza de él según la historia de los Evangelios. De su labor apostólica, algunos dicen que predicó en Arabia y Persia, y especialmente en la India, llevándoles el Evangelio escrito por San Mateo, que había sido escrito originalmente en hebreo, y que allí fue encontrado cien años después por Panteno, anteriormente filósofo estoico y más tarde un ilustre maestro de la escuela cristiana en Alejandría. Otros relatos dicen que fue a Armenia, donde, según algunos, acabó su vida siendo crucificado, y desollado vivo, en Albanopolis de Armenia. La mayoría de los autores coinciden en que Bartolomé y Natanael son la misma persona, porque los evangelistas que mencionan a Bartolomé no mencionan a Natanael; y Juan, que es el único que menciona a Natanael como uno de los Doce, no dice nada de Bartolomé. De hecho, Bartolomé es un patronímico, “hijo de Tolomeo”, que significa “audaz, enérgico” y Natanael podría haber tenido este apellido.

San Bernabé, uno de los Setenta, era de Chipre, de la tribu de Leví, y compañero discípulo de Pablo bajo Gamaliel. Se llamaba José, pero pasó a llamarse Bernabé, que significa “hijo de consolación. Antes de la conversión de Saulo a Pablo, Bernabé era el líder de los Setenta Apóstoles, el primero en la predicación y su principal portavoz. Después de la visión de Saulo en el camino a Damasco, fue Bernabé quien lo unió a los Apóstoles cuando los demás, a causa de la reputación de Saulo como perseguidor de la Iglesia, todavía le temían (Hechos 9:26-27); nuevamente fue san Bernabé quien reclutó a Pablo como predicador, llevándolo de Tarso a Antioquía después de la lapidación de Esteban, para ayudar a difundir el Evangelio (Hechos 11:25-26). San Bernabé predicó el Evangelio en muchos lugares, viajó junto con Pablo y finalmente fue apedreado por los judíos en su Chipre natal. Durante el reinado de Zenón, en el año 478, fueron encontradas sus sagradas reliquias, teniendo sobre su pecho el Evangelio según Mateo escrito en griego por el propio puño de Bernabé.

Tropario, Tono 3
Oh santos apóstoles, * interceded ante Dios misericordioso * para que otorgue el perdón de las transgresiones
a nuestras almas.

San Lucas de Simferópol:
Valentin Felixovich (Voyno-Yasenetsky), nació el 14 de abril de 1877 en Kerch y fue el tercero de cinco hijos. El padre de Valentín, Félix Stanislavovich, era católico y farmacéutico de profesión. Su madre, María Dmitrievna, era cristiana ortodoxa. Según las costumbres de la época en Rusia sobre la crianza de los hijos de matrimonios mixtos, la personalidad de Valentín se formó de acuerdo con las tradiciones ortodoxas.
En 1889, su familia se mudó a Kiev. A la hora de elegir una carrera, decidió dedicar sus energías a la medicina. Se graduó en la Universidad en 1903 y, para sorpresa de todos, anunció que quería ser médico para los pobres.
Al comienzo de la Guerra Ruso-Japonesa, Valentín viajó al Lejano Oriente con otros médicos para servir en las actividades del destacamento de la Cruz Roja. Allí dirigió el Departamento de Cirugía del hospital de la Cruz Roja de Kiev y estuvo destinado en Chitá. Durante el mismo período, conoció y se sintió atraído por una cristiana amable y gentil, Anna Lanskaya. En 1904, la joven pareja se casó en la iglesia local de Chita.
En 1908, Valentin llegó a Moscú y consiguió un trabajo en la clínica quirúrgica de P. Dyakonov como estudiante. En 1916 escribió y defendió con éxito su tesis doctoral.
Los primeros años después de la Revolución de Octubre fueron muy sangrientos. Durante ese momento difícil, el estado tenía una necesidad especial de trabajadores médicos. Entonces, a pesar de su compromiso con su fe, Valentín no fue perseguido.
En 1919 su amada esposa murió de tuberculosis, dejando a sus cuatro hijos sin el cuidado de su madre, lo que fue una dura prueba para él, pero nunca volvió a casarse.
En 1921 fue ordenado diácono y pocos días después fue ordenado sacerdote. El padre Valentin fue asignado a una iglesia en Tashkent, donde sirvió y agradó a Dios. Al mismo tiempo, no abandonó su práctica médica ni su docencia.
En 1923, el padre Valentín, fue tonsurado monje, recibiendo el nombre de Lucas, en honor del santo Apóstol Médico y Evangelista.
Fue consagrado en secreto como obispo de Penjikent y, unos días después, fue arrestado por su apoyo al patriarca Tikhon. Padeció durante algún tiempo en el calabozo de la GPU de Tashkent y luego fue llevado a Moscú. Pronto le permitieron vivir en un apartamento privado, pero luego lo detuvieron nuevamente: primero en la prisión de Butyrka y luego en Taganskaya. Luego, la víctima fue enviada al exilio a Yeniseisk.
En 1934, al regresar de prisión, visitó la ciudad de Tashkent y luego se instaló en Andijan. Allí desempeñó sus funciones como obispo y médico. Una fiebre le provocó la pérdida de la vista. El Santo fue a cirugía (como paciente) y como resultado quedó ciego de un ojo.
En mayo de 1946, san Lucas fue nombrado arzobispo de Crimea y Simferópol. En ese momento su enfermedad ocular progresó y en 1958 quedó completamente ciego. El 11 de junio de 1961, descansó en el Señor. Fue enterrado en el cementerio de Simferópol. Y, en el año 2000, fue glorificado como uno de los Santos Nuevos Mártires y Confesores de Rusia para la veneración de toda la Iglesia.

Tropario, tono 5
Veneremos a Lucas, pastor y médico, * jerarca de Simferópol, brillante y lleno de Dios, * que llevó en sí «las marcas del Señor Jesús»: * penas, exilios y peligros; *campo de concentración, calumnias e ignominia, * santo nuevo en Rusia * que intercede por nuestra salvación.

10. Hieromártir Timoteo, Obispo de Prusa

El Hieromártir Timoteo, Obispo de Prusa (Bitinia), Recibió del Señor el don de ser milagroso por su pureza y santidad de vida. En Prusa él convirtió muchos paganos a la fe en Cristo. El emperador Juliano el Apostata (361-363), al oír sobre el santo, lo encerró en la cárcel. Hasta ahí continuaba predicando el Evangelio. Juliano no le permitió enseñar sobre Jesucristo, pero el santo continuaba difundiendo la fe Cristiana. Por fin, el emperador dio la orden que le cortaran la cabeza. Sus santa reliquias fueron trasladadas a Constantinopla un tiempo después.

Tono 4
Al volverte sucesor de los apóstoles * y partícipe en sus modos de ser, * encontraste en la práctica * el ascenso a la contemplación, oh inspirado por Dios. * Por eso, seguiste la palabra de la verdad * y combatiste hasta la sangre por la fe. * Timoteo, obispo mártir, intercede ante Cristo Dios * para que salve nuestras almas.

9. San Cirilo arzobispo de Alejandría

Cirilo era de origen noble y familiar cercano de Teófilo, patriarca de Alejandría, después de la muerte del cual fue consagrado Patriarca. Durante su vida lucho tres feroces batallas: contra los herejes novacianos, contra el hereje Nestorio y contra los judíos de Alejandría. Los novacianos tuvieron su origen en Roma y tomaron su nombre del presbítero hereje Novaciano. Estos se gloriaban de sus virtudes, andaban en público vestidos de blanco, prohibían las segundas nupcias, sostenían que no podía orarse por aquellos que habían cometido pecado mortal, y que no podía recibirse en la Iglesia a aquellos que, en otro tiempo, habían apostatado de ella, sin importar cuán profundamente se arrepintiesen. Cirilo los venció y los echó de Alejandría junto con su obispo. La lucha con los judíos fue más difícil y sangrienta. Los judíos tuvieron gran influencia en Alejandría desde que Alejandro Magno fundó esa ciudad. Su odio contra los cristianos era vicioso y desaforado. Asesinaban cristianos mediante traición, envenenamiento y crucifixión. Tras una larga y difícil lucha, Cirilo logró que el emperador Teodosio el Joven los expulsara de Alejandría. Su lucha contra Nestorio, patriarca de Constantinopla, fue resuelta por el Tercer Concilio Ecuménico en Éfeso (431 d. C.). Cirilo mismo presidió este Concilio y, al mismo tiempo, representó al Papa Celestino de Roma a petición suya, pues este no pudo asistir al Concilio a causa de su avanzada edad. Nestorio fue condenado, anatematizado, y fue exiliado por el Emperador a la frontera oriental del Imperio, donde murió una horrible muerte (pues gusanos consumieron la lengua con la que blasfemó a la Madre de Dios). Después del final de esta lucha, Cirilo vivió en paz y cuidó celosamente del rebaño de Cristo. Se presentó a sí mismo al Señor en el año 444 d. C.

Tropario,tono 8
Oh guía de la recta fe, * maestro de la devoción y dignidad, * astro del universo, belleza de los jerarcas * inspirada por Dios, Cirilo, * que has iluminado a todos con tus enseñanzas, oh lira del Espíritu: * ¡intercede ante Cristo Dios, * para que salve nuestras almas!

8. San Efrén, patriarca de Antioquía

Durante el reinado del emperador bizantino Anastasio, Efrén era el gobernador de las regiones orientales. Era conocido por todos a causa de su gran piedad y caridad, y por esto era grandemente respetado. Cuando fue necesario reconstruir a Antioquía, destruida por terremotos e incendios, el Emperador encargó al gobernador Efrén dirigir esta tarea. Efrén cumplió su deber con diligencia y amor. Entre los albañiles estaba un obispo que, por razones desconocidas, había dejado su sede episcopal y trabajaba como un obrero ordinario sin que nadie supiese que era obispo. Un día este, junto con los otros obreros, se recostó para descansar del agotador trabajo y se quedó dormido. Efrén lo miró y vio una columna de fuego que se levantaba desde este hombre hasta los cielos. Maravillado y temeroso, Efrén llamó a este hombre y le hizo jurar que le diría quién era. El hombre dudó, pero finalmente reconoció que era un obispo y profetizó a Efrén que pronto sería consagrado Patriarca de Antioquía (pues el trono patriarcal estaba vacante ya que el anciano patriarca Eufrasio había perecido en el terremoto). En efecto, Efrén fue elegido y consagrado Patriarca. A causa de su bondad, su pureza y su celo por la Ortodoxia, Dios le concedió el gran don de obrar milagros. Una vez, para convencer a un hereje de la verdad de la Ortodoxia, echó su omoforio al fuego y oró a Dios. El omoforio estuvo en el fuego por tres horas y permaneció intacto. Viendo esto, el hereje quedó atónito y rechazó la herejía. San Efrén murió en paz en el año 546 d. C. y tomó posesión del Reino Divino.
Tropario, tono 4
La verdad de tus obras * te ha mostrado a tu rebaño * cual regla de fe, icono de mansedumbre * y maestro de abstinencia. * Así que alcanzaste, por la humildad, alturas * y por la pobreza, riquezas. * ¡Oh santo padre Efren, * intercede ante Cristo Dios, * para que salve nuestras almas!

7. Mártir Teodoto de Ancira

El Santo Mártir Teodoto vivió en Ancira de Galacia en el siglo III. Fue distinguido por su cariño y preocupación por todos, especialmente los más pobres y perseguidos. En la altura de la persecución bajo Diocleciano (284-305) él proveía a los cristianos todo lo que necesitaban, y hasta los refugiaba en su casa. Allí celebraban en secreto los servicios de la iglesia.
San Teodoto visitaba los cristianos encerrados en la cárcel, pagaba su fianza, y enterraba reverentemente los cuerpos de los mártires que habían sido arrojados a las fieras. Una vez enterrando los cuerpos de las siete mujeres santas mártires, que fueron ahogadas en el mar (18 de mayo) fue denunciado ante el gobernador.
Después de negarse a ofrecer sacrificios a los ídolos, y denunciar la locura del paganismo, San Teodoto confesó a Cristo como Dios, y por esta razón lo sometieron a terribles torturas y lo decapitaron con una espada. Querían quemar el cuerpo del santo mártir, pero no pudieron hacerlo debido a una tormenta que había comenzado, así que dieron sus santas reliquias a un cristiano para su entierro.

Tropario, tono 4
Al volverte sucesor de los apóstoles * y partícipe en sus modos de ser, * encontraste en la práctica * el ascenso a la contemplación, oh inspirado por Dios. * Por eso, seguiste la palabra de la verdad * y combatiste hasta la sangre por la fe. * Teodoto, obispo mártir, intercede ante Cristo Dios * para que salve nuestras almas.

6. San Hilario el Joven, abad del monasterio de Dalmas (justo).

El santo nació en Capadocia alrededor del año 775, sus Padres Teeodocia y Pedro, prestaban servicios en el palacio, siendo ellos muy devotos, se lo transmitieron a su hijo Hilario, que a temprana edad sintió en su corazón la llama de la Fe, y tomo la decisión de ir al monasterio Xironisu en Constantinopla.
Allí se dedicó al estudio y al ejercicio espiritual, luego se dirigió al monasterio de Dalmas donde lo ordenaron monje y pasó un periodo de unos 10 años donde la humildad, la paciencia y su gran corazón era un ejemplo para todos.
Esto lo llevo a ser elegido abad del monasterio. luego de un breve periodo comenzó el grave problema en la iglesia con los iconoclastas, especialmente el emperador León el Armenio, que trató de interrumpir la tranquilidad de San Hilario. Pero él con su valor característico, se opuso a esto y con altura mostró su paciencia y su fe ortodoxa. Entonces comenzó la persecución del Santo con restricciones en el monasterio, encarcelamientos, golpes y un exilio de ocho años.
San Hilario luego del triunfo de la Ortodoxia en el séptimo concilio ecuménico, donde se afirmó la legitimidad de los íconos como expresiones verdaderas de la Fe Cristiana, fue restituido por la piadosa emperatriz Teodora, volvió a su monasterio, donde descansó en el Señor tres años después, a los 70 años, en paz y tranquilidad.

Tono 1
Oh sabio, cultivaste la gracia por tus dichos * y cual olivera brotaste, Hilario venturado, * el óleo de méritos divinos * y de honorable confesión, * deleitándoles el alma y el corazón * a quienes con fe te alaban: * ¡Gloria al que te ha fortificado! * ¡Gloria, que la corona te ha dado! * ¡Gloria, que, por tu medio, * ha brindado curación a todos!

5- Hieromártir Doroteo, obispo de Tiro

El mártir Doroteo, era un sacerdote de Tiro y obispo de esa diócesis. Durante el reinado de Diocleciano, tras haber sufrido toda suerte de penurias por la causa de la fe en su ciudad natal, fue por fin desterrado. Un alivio en el rigor de la persecución le permitió regresar al seno de su rebaño y asistir al Concilio de Nicea, en 325. Pero en cuanto Juliano el Apóstata ocupó el trono, se reanudó la persecución y entonces Doroteo huyó de nuevo para refugiarse en Odissópolis, en la Tracia. Sin embargo, hasta ahí le acosaron sus perseguidores, que le descubrieron, le aprehendieron y le apalearon tan brutalmente, que murió a consecuencia de los golpes. Se dice que, por entonces, tenía 107 años.

Tropario, tono 4
Al volverte sucesor de los apóstoles * y partícipe en sus modos de ser, * encontraste en la práctica * el ascenso a la contemplación, oh inspirado por Dios. * Por eso, seguiste la palabra de la verdad * y combatiste hasta la sangre por la fe. * Doroteo, obispo mártir, intercede ante Cristo Dios * para que salve nuestras almas.

San Justino el Filósofo (mártir)

Justino nació de padres griegos en el poblado samaritano de Siquem, llamado Nablo, ciento cinco años después de Cristo. Justino buscó sabiduría celosamente entre los filósofos, al principio con los estoicos y luego con los peripatéticos, los pitagóricos, y finalmente con los platónicos. Aunque la filosofía de Platón no le satisfacía, aun así se adhirió a ella, no hallando otra cosa que le atrajese más. Por la providencia de Dios, un venerable anciano se encontró con Justino y le confundió con respecto a la filosofía platónica y le persuadió de que el ser humano no puede conocer la verdad acerca de Dios a no ser que Dios se la revele, y que Dios reveló la verdad acerca de sí mismo en los libros de las Sagradas Escrituras. Justino comenzó a leer las Escrituras y se convirtió en un cristiano profundamente convencido. Sin embargo, no quería ser bautizado ni ser llamado cristiano hasta no estar personalmente convencido de la falsedad de todas las acusaciones que los paganos levantaban contra los cristianos. Llegando a Roma con su toga de filósofo, rápidamente ganó mucho respeto allí, además de discípulos. Estuvo presente en el martirio de san Tolomeo y san Luciano. Siendo testigo de la tortura de cristianos inocentes, Justino escribió una apología de los cristianos y de las enseñanzas cristianas, la cual presentó al emperador Antonino y al Senado. El Emperador leyó la apología cuidadosamente, y ordenó que cesara la persecución de cristianos. Justino tomó una copia del decreto del Emperador y viajó con él a Asia, donde salvó a muchos cristianos perseguidos con la ayuda de este decreto. Después de esto regresó a Roma. Cuando una nueva persecución comenzó bajo el emperador Marco Aurelio, Justino escribió otra apología y la envió al Emperador.
Un cierto Crescencio, un filósofo cínico de mala reputación, lo acusó de ser cristiano por envidia, ya que Justino siempre lo vencía en todos los debates; así Justino se halló en prisión. Deseando la muerte de Justino y temiendo que este se justificase de algún modo en la corte, Crescencio tomo una oportunidad y de algún modo envenenó a Justino en la prisión. Así terminó la vida terrenal de este gran defensor de la fe cristiana, que tomó habitación en la eternidad bienaventurada en el 166 d. C.

Tropario tono 4
Resplandeciste con la filosofía, * te revelaste cual exégeta fino * de la ciencia divina sin miedo a combatir * a los adversarios malos, confesando, oh sabio,* junto con los mártires, la verdad por la lucha. * Con ellos ruega siempre al Señor, * Justino mártir, que salve nuestras almas.

4- Metrófanes, arzobispo de Constantinopla (justo jerarca); Marta y María, hermanas de Lázaro.

San Metrófanes, era obispo de Bizancio en los días del emperador Constantino; probablemente fue el primer obispo en aquella ciudad, que antes se hallaba comprendida en la diócesis de Heraclea. Gozó de gran reputación de santidad entre los cristianos de oriente, quienes construyeron una iglesia en su honor, poco después de la muerte de Constantino; iglesia ésta que reconstruyó Justiniano en el siglo sexto, cuando ya estaba en ruinas. Metrófanes era el hijo de Domecio, hermano del emperador Probo. Aquel se convirtió al cristianismo y se fue a vivir a Bizancio, donde cultivó una profunda amistad con el obispo Tito. Este le confirió las órdenes y, al morir, invistió a Domicio con la dignidad episcopal. El obispado pasó a manos de los dos hijos de éste último: Probo, quien ocupó la sede durante quince años y, luego, Metrófanes. La vida de santidad del obispo fue, al parecer, uno de los factores que indujeron a Constantino a elegir la ciudad de Bizancio como su capital; el otro factor fue la inmejorable situación de la ciudad.
La avanzada edad de Metrófanes le impidieron asistir al Concilio de Nicea, pero envió a su presbítero Alejandro para representarle. Al regreso del emperador y los clérigos que habían asistido al Concilio, el obispo Metrófanes anunció a todos, como si hiciera una profecía, que el presbítero Alejandro sería un sucesor y que era su deseo que Pablo, un jovencito, lector del obispo, sucediera a Alejandro. Pocos días más tarde, murió.

Tono 4
La verdad de tus obras * te ha mostrado a tu rebaño * cual regla de fe, icono de mansedumbre * y maestro de abstinencia. * Así que alcanzaste, por la humildad, alturas * y por la pobreza, riquezas. * ¡Oh santo padre Metrófanes, * intercede ante Cristo Dios, * para que salve nuestras almas!


LAS SANTAS MARTA Y MARÍA HERMANAS DE LÁZARO
En el Evangelio de Lucas, Jesús visita la casa de dos hermanas llamadas Marta y María. Marta, estaba “afanada en muchas cosas” mientras que María había elegido “la mejor parte,” la de escuchar el discurso del maestro. Para María sentarse a los pies de Jesús, y para él para que le permita hacerlo, era algo controversial, María tomó “el lugar de un discípulo sentado a los pies del maestro. Era raro que una mujer en el judaísmo del primer siglo fuera aceptada por un maestro como discípulo”.
En el Evangelio de Juan, María aparece en el marco de dos incidentes: la resurrección de su hermano Lázaro y la unción de Jesús. La identificación de que se trata de la misma María en ambos incidentes se da explícitamente por el autor: “Ahora un hombre llamado Lázaro estaba enfermo, que era de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana. Esta María, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, era la misma que derramó perfume sobre el Señor y le secó los pies con sus cabellos. La mención de su hermana Marta sugiere una conexión con la mujer mencionada en Lucas.
En el relato de la resurrección de Lázaro, Jesús se reúne con las hermanas por separado: Marta seguida de María. Marta va inmediatamente al encuentro de Jesús a su llegada, mientras que María espera hasta que es llamada.
Una narración en la que María de Betania tiene un papel central es la unción de Jesús , un evento reportado por los evangelios sinópticos y el Evangelio de Juan en la que una mujer vierte todo el contenido de un frasco de alabastro de muy caro perfume sobre la cabeza o los pies de Jesús. Sólo en el relato de Juan la mujer es identificada como María, con la referencia anterior en Juan 11:1-2 el establecimiento de ella como la hermana de Marta y Lázaro.
El nombre de la mujer no se da en los Evangelios de Mateo y Marcos , pero el caso es lo mismo colocar en Betania, en concreto en la casa de un Simón el leproso, un hombre cuya importancia no se explica en otra parte de los evangelios. En los relatos de Mateo y Marcos se añade estas palabras de reconocimiento de Jesús: “Yo te digo, dondequiera que se predique este evangelio en todo el mundo, se hablará también de lo que ésta ha hecho, en memoria de ella”.

Tono 5
Las divinas hermanas del justo Lázaro, * Marta y María, sirvieron con devoción al Señor, * y con las otras valerosas mirróforas * fueron merecedoras de aprender * la verdad de su Resurrección mediante los ángeles. * Ellas, llenas de luz divina, * imploran por la salvación nuestra.

Compartir
Compartir