2010

Domingo de  Santo Tomás

Santo Tomas 3

La primavera exhala su perfume
y la nueva creación se regocija;
los cerrojos de las puertas, hoy,
se quitan junto con la desconfianza,
y el querido Tomás exclama:
“Tú eres Señor mío y Dios mío.”
Exapostelario

Tropario de la Fiesta

Tono 7

Oh Cristo nuestro Dios,
estando sellado el sepulcro,
de él saliste esplendoroso, oh Vida.
Y mientras las puertas estaban cerradas,
viniste a los discípulos,
oh Resurrección de todos. Y por ellos,
 nos renovaste a nosotros con Recto Espíritu
según tu gran misericordia.

Condaquio de la Pascua

Tono 8

Cuando descendiste al Sepulcro, oh Inmortal,
destruiste el poder del Hades;
y al resucitar vencedor, oh Cristo Dios,
dijiste a las mujeres Mirróforas:
«¡Regocíjense!»;
y a tus discípulos otorgaste la paz,
Tú que  concedes a los caídos la resurrección.
 

Lectura de Hechos de los Apóstoles (Lc 5: 12-20) 

En primer aquellos días: por mano de los apóstoles se realizaban muchas señales y prodigios en el pueblo…

solían estar todos con un mismo espíritu en el pórtico de Salomón, pero nadie de los otros se atrevía a juntarse a ellos, aunque el pueblo hablaba de ellos con elogio. Se aumentaba más y más el número de los que creían en el Señor, una multitud así de hombres como de mujeres.

…hasta tal punto que incluso sacaban los enfermos a las plazas y los colocaban en lechos y camillas, para que al pasar Pedro, siquiera su sombra cubriese a alguno de ellos. También acudía la multitud de las ciudades vecinas a Jerusalén trayendo enfermos y atormentados por espíritus inmundos; y todos eran curados.

Entonces se levantó el Sumo Sacerdote, y todos los suyos, los de la secta de los saduceos, y llenos de envidia, echaron mano a los apóstoles y les metieron en la cárcel pública. Pero el Ángel del Señor, por la noche, abrió las puertas de la prisión, les sacó y les dijo: «Id, presentaos en el Templo y decid al pueblo todo lo referente a esta Vida»

Evangelio según San Juan (Jn 20:19-31)

Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, y estando cerradas las puertas de la casa donde se hallaban reunidos los discípulos por miedo a los judíos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: «¡La paz sea con ustedes!» Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se llenaron de gozo al ver al Señor, el cual les repitió: «¡La paz sea con ustedes! Como el Padre me envió, así los envío también a ustedes.» Dichas estas palabras, sopló sobre ellos y les dijo: «Reciban el Espíritu Santo: a quienes perdonen sus pecados, les serán liberados, y a quienes se los retengan, les serán retenidos.»

Tomás, uno de los doce, llamado el mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Le dijeron después los otros discípulos: «Hemos visto al Señor.» Mas él les respondió: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, y no meto mi dedo en el agujero de los clavos, y mi mano en la llaga de su costado, no lo creeré.»

Ocho días después, estaban otra vez los discípulos reunidos y Tomás con ellos; vino Jesús estando cerradas las puertas, y se puso en medio y dijo: «¡La paz sea con ustedes!» Luego dijo a Tomás: «Acerca aquí tu dedo y examina mis manos, luego trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo, sino creyente.» Tomás exclamó: «¡Señor mío y Dios mío!» Jesús replicó: «Porque me has visto has creído. Bienaventurados aquellos que sin haberme visto han creído.»

Muchas otras señales hizo también Jesús en presencia de sus discípulos, que no están escritas en este libro. Pero éstas se han escrito para que crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que, creyendo, tengan vida en su Nombre.

¡Señor mío y Dios mío!

Qué  bofetada a la falta de fe! Qué evidencia de la resurrección ante los ojos de un discípulo que no obstante que ya le habían revelado sus condiscípulos que habían visto al Señor, él les respondiera con un “Si no viere en sus manos la señal de los clavos y metiere mi mano en su costado, no creeré” (Jn 20: 25).  

La respuesta del Apóstol Santo Tomás, es el caso típico de nuestros tiempos, donde “la falta de fe”  es el común denominador en nuestra sociedad. Si en Europa están a la venta  algunos templos porque ya se han vaciado debido a la  escasa asistencia y a lo caro que resulta el darles el mantenimiento, esto es un signo de que el materialismo y el racionalismo están minando el don más grande que Dios nos ha dado: La fe. Ver esas multitudes que en los días más sagrados de la “Semana Santa” –en vez de guardar el debido respeto a tiempo tan sagrado, tan apropiado para la reflexión en la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Salvador– están en las playas como en los centros de recreo donde  lo sacro ya perdió su significado, nos lleva a reflexionar sobre la apremiante necesidad que tenemos todos los cristianos de hacer una pública profesión de fe. En efecto, Santo Tomás, con su “ver para creer”, ha sido el modelo de nuestras mayorías que reclaman una fe tan clara y precisa como las mismas matemáticas, llevándonos a un mundo donde prevalece la razón y se rechaza la fe.

Si la fe es “la plena certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Heb 11:1), ante  un mundo tan globalizado, donde una élite con poder económico y político, que tenga en sus manos el destino y el bienestar o decadencia de la humanidad, nos mueve a  levantar nuestra mirada al cielo para implorar sabiduría, bondad, amor y, sobretodo, una fe  tan grande que nos lleve al rico océano del mismo cielo para salir al encuentro de nuestros hermanos, apoyándolos, contagiándolos en la esperanza y el entusiasmo que produce la fe; ofreciéndoles un mundo mejor y más justo. Para ello es necesario que con el coraje propio de la grandeza y generosidad del corazón, nos unamos para hacer un acto de fe, donde el soplo divino, signo del Espíritu santo, nos impulse a reactivar nuestra fe.

“Bienaventurados los que no vieron, y creyeron” (Jn 20: 29). Nosotros, hemos creído en  que Cristo ha resucitado, pisoteando la muerte con su muertes. Esta verdad nos  lanza a las  alturas y hace seguro nuestro caminar a la Casa del Padre. Nuestra constante alegría es la Plena certeza de nuestra fe en Cristo que nos  hace  caer de rodillas y vibrar de emoción, exclamando: ¡Señor, mío y Dios mío!  Solo  reconociendo el Señorío de Cristo en nuestras vidas, la Iglesia recuperará esos momentos tan bellos del tiempo de los  bienaventurados Apóstoles, donde el Espíritu Santo los  convirtió en oración de fuego que los llevó a estar convencidos de que “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hch 5:29). 

Rev. Archimandrita Cosme Andrade
Iglesia de la Dormición de la Madre de Dios
Mérida, México

Domingos después de pascua

 Después de la Resurrección, Jesús se presentó entre sus discípulos “dándoles muchas pruebas de que vivía, apareciéndoles durante cuarenta días” (Hechos 1: 3).

Por lo que la santa Iglesia recuerda la Resurrección a lo largo de los cuarenta días posteriores al Domingo de Pascua hasta el día de la divina Ascensión. Durante la temporada pascual es cantado, en todos los Servicios, el Tropario de la Resurrección “Cristo resucitó de entre los muertos…”, himno que todos deberíamos aprender de memoria, y meditarlo constantemente durante estos cuarenta días.

Las lecturas evangélicas dominicales, también, se refieren directa o indirectamente a la realidad de la Resurrección, y son tomadas del evangelio según San Juan:

  1. Domingo de Santo Tomás: La duda de Tomás se transformó en una prueba irrefutable de la realidad de la Resurrección.
  2. Domingo de las Mirroforas: ¡El sepulcro vacío!, y las mujeres mirroforas, por su valentía, se hicieron dignas de ser las primeras en anunciar la Buena Nueva: ¡Cristo ha resucitado!
  3. Domingo del Paralítico: la Piscina de Betesda es figura de la pila bautismal. Mientras el ángel del Señor “bajaba, de tiempo en tiempo, a la piscina y agitaba el agua”, volviéndola fuente de curación, el Espíritu Santo desciende sobre el agua bautismal, convirtiéndola en fuente de salvación.
  4. Domingo de la Samaritana: a quien Jesús dijo: “El que beba del agua que Yo le dé, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le dé se convertirá en él en fuente que brota para vida eterna.”
  5. Domingo del Ciego: tal como Cristo dio vida a los ojos que jamás habían conocido la luz, así también hace surgir la vida de donde antes moraba la muerte.

About the Author