iglesiaortodoxa

En Antioquía fue donde, por primera vez, los discípulos recibieron el nombre de "cristianos" (Hechos 11, 26)

Misión Ortodoxa de San Marcos

La Misión de San Marcos en Aguascalientes.

San Marcos 2

Aguascalientes es la capital del estado del mismo nombre, que se encuentra en el Centro-Norte de México, en una región conocida como El Bajío. Dista 427km de la Ciudad de México, aunque la carretera es de 512 km y el trayecto en autobús dura seis horas; tiene un aeropuerto internacional y el vuelo desde México dura una hora. Es una ciudad industrial pujante y de gran crecimiento económico, cuya actividad económica se basa en la industria electrónica, textil y de autopartes, además de la feria nacional más importante del país, la Feria Nacional de San Marcos, que aporta grandes ingresos al Estado por concepto de turismo. Allí, el grado de alfabetización es muy alto y la ciudad cuenta con una gran oferta cultural, que va desde festivales de poesía hasta conciertos, exhibiciones pictóricas y otras actividades de difusión artística. La población del Estado es en un 93% católica romana, si bien existen algunas familias de tradición ortodoxa, en su mayoría de Europa oriental.

Es en esta ciudad de Aguascalientes donde hemos iniciado los trabajos de la Misión  de San Marcos. Esta misión fue abierta por Su Eminencia, el Arzobispo Antonio Chedraoui en consideración a la existencia de estas familias ortodoxas, que, aunque pocas, sienten la necesidad de recibir una atención pastoral y sacramental periódica, además de un grupo de personas de tradición latina que sienten simpatía e interés por conocer la ortodoxia y la vida espiritual conforme a nuestra tradición oriental.

Durante la reunión  capitular de sacerdotes en marzo de 2013, Sayedna Antonio designó como rector de la misión en Aguascalientes al padre Emiliano Díaz, quien viajó a Aguascalientes el 23 de abril para dar comienzo a la primera etapa de la metodología de la misión correspondiente al Análisis de la Realidad.

Esta primera fase tuvo como primera finalidad  intentar hacer contacto con los habitantes de tradición ortodoxa en la ciudad,  e invitarlos a participar de los sacramentos y la catequesis.

El segundo objetivo de esa primera fase consistía en conocer a las personas no ortodoxas que deseaban conocer la ortodoxia y establecer comunicación y convivencia con ellas con el fin de mostrarles qué creemos, cómo celebramos y cómo vivimos los ortodoxos.

El tercer objetivo era reconocer la penetración de otras creencias entre la población y determinar si existía la necesidad de  alguna catequesis especial para el sitio.

El ultimo objetivo consistía en buscar y establecer contacto con familias originarias de países de tradición ortodoxa, aunque ellas mismas no fueran ortodoxas, para invitarlas a acercarse y tener una experiencia del rito bizantino.

Al llevar a cabo esta primera fase obtuvimos como resultado  los siguientes puntos:

Primero, que efectivamente hay algunas familias ortodoxas, en su mayoría de origen ruso y ucraniano que radican en la ciudad debido a su trabajo, muchas veces relacionado con la Orquesta Sinfónica del Estado, y que es posible que exista alguna familia ortodoxa de origen sirio o libanés. Establecimos contacto con algunos de ellos y participaron de la Divina Liturgia que celebramos el día 25 de abril; celebramos también el oficio de bendición de sus casas además de quedar de acuerdo con ellos para próximas visitas. En esta lógica, visitamos el obispado católico romano y nos presentamos con el Vicario Episcopal, el R. P. Raúl Sosa Palos para establecer un lazo de fraternidad con la iglesia hermana y  darle a conocer oficialmente nuestra presencia en esa tierra.

Segundo, descubrimos que el interés de los no ortodoxos por  la ortodoxia es más grande de lo que esperábamos, tanto en el ambiente intelectual, como en el laico y el religioso. Recibimos  y aceptamos la invitación para hablar sobre la iglesia ortodoxa y el matrimonio ortodoxo en la parroquia católica  del Tepeyac. Así mismo, tuvimos la oportunidad de charlar con personajes de la vida intelectual de la región que nos mostraron un profundo interés y simpatía por la fe y la iglesia ortodoxa. Hubo mucha gente de tradición latina que se acercó en busca de recibir sacramentos como  la confesión, la unción de los enfermos y la comunión. Del mismo modo nos solicitaron bendiciones de casas y otras oraciones. A partir de esa visita, esta actividad de atención sacramental a quien la solicite se ha convertido en gran parte del trabajo que  realiza el padre Emiliano en sus visitas.

Tercero, que fuera de las comunidades evangélicas históricas que tienen presencia en la ciudad, la influencia y penetración de grupos no católicos es en realidad muy pequeña y marginal. Existen en las zonas suburbanas de la ciudad algunas muy pequeñas comunidades de una iglesia de origen local.

Por último, pudimos conseguir algunos números de contacto y direcciones con los cuales invitar a la gente que por su origen nacional pudiera sentirse interesada en acercarse a la ortodoxia.

Tras revisar y analizar lo vivido en esa primera fase, concluimos que sería conveniente dar inicio a la segunda fase de la misión, consistente en el establecimiento de un pie de misión y un grupo nuclear en el sitio que sirva de fermento en la comunidad celebrando y convocando,  y que sirva de contacto y base de operaciones para continuar con el establecimiento, la formación y la organización de una comunidad coherente y eficaz.

Con esa finalidad, encomendamos al Profesor Cristian Barba la labor de organizar el grupo nuclear y hacer de pie de misión para el trabajo ulterior. Esto se hizo considerando que el Profesor Barba  buscó en un principio hacer contacto con nosotros, ya estaba recibiendo catequesis y estaba ya impartiendo vía internet, bajo la supervisión de nuestra iglesia, un curso de Historia de la Iglesia Ortodoxa por parte de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

En Junio del mismo año hicimos una segunda visita con la finalidad de dar continuidad a la atención pastoral del pequeño grupo y comenzar el trabajo de la segunda fase, que se trata básicamente de buscar, convocar y formar a los miembros de la incipiente comunidad.

Durante esta segunda visita pudimos hacer contacto con más gente y celebrar la Divina Liturgia de mejor modo, y al mismo tiempo tuvimos la oportunidad de visitar enfermos terminales y darles la atención sacramental que requerían. Igualmente fuimos invitados por una organización de atención a enfermos terminales para dar una plática sobre el acompañamiento de los que sufren. Estas pequeñas acciones permiten que la comunidad de Aguascalientes vaya paulatinamente sabiendo de la existencia de la iglesia ortodoxa y de nuestra presencia en esa tierra.

Como parte de la celebración de nuestra fe, cantamos la Paráclesis a la Santísima Virgen, e instruimos al grupo nuclear para que siguieran celebrando este hermoso oficio, reuniendose de forma semanal, siempre orando por los enfermos, los afligidos y los cautivos.

En el mes de septiembre, algunos miembros del grupo nuclear  tuvieron un retiro en el Monasterio de San Antonio el Grande, en Jilotepec, con el objetivo de conocer mejor la ortodoxia y algunos aspectos de la vida y la oración. Recibieron catequesis y formación del padre Emiliano y tuvieron la oportunidad de convivir con con los padres del monasterio, platicar con el Archimandrita  Andrés Marcos y el padre Elías Carrillo. El domingo 16  tuvieron la oportunidad de conocer y platicar largamente con Sayedna Antonio y luego  participaron de la Divina Liturgia en la Catedral de San Pedro y San Pablo, en México, para luego recibir el sacramento de la Santa Crismación. Así tenemos ya tres conversos fruto del Espíritu Santo actuando en el trabajo pastoral en Aguascalientes.

La próxima visita tendrá lugar a fines de octubre y estamos optimistas por lo que el Señor nos conceda ver y lograr en ella. La misión está encomendada a la intercesión del Santo Evangelista Marcos, pues la primera Liturgia en Aguascalientes se celebró el día de San Marcos. A él nos encomendamos y a todos ustedes les pedimos sus oraciones por el buen éxito de esta misión.

Tropario de San Marcos (Tono 4)

Desde la infancia te envolvió la luz de la verdad, oh, Santo Marcos, y amaste la obra del Cristo Salvador; por ello seguiste a Pedro celosamente y serviste a Pablo como compañero y obrero. Tú que iluminas el mundo por tu santo Evangelio, intercede ante Cristo Dios para que salve nuestras almas.

Comentarios cerrados.

© 2010 Iglesia Ortodoxa Antioquena

Arquidiócesis de México, Venezuela, Centroamérica y el Caribe

C.Pirules No. 110 col. Jardines del Pedregal 01900, México D.F.

+52 (55) 5652 7772

ortodoxia@prodigy.net.mx